rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Circular completa del Embalse de Valmayor

  • Modalidad: Bicicleta
  • Recorrido: Circular
  • Dificultad técnica: Muy fácil, excepto breves tramos con dificultad fácil. Ver advertencia al final de esta página.
  • Dificultad física: Media
  • Distancia total: 33'5 kilómetros
  • Altitud de partida: 900 m. (final de la calle Principal de la Urb. Los Arroyos de Navalquejigo)
  • Altitud mínima: 840 m. (orillas del embalse - la mayor parte del recorrido)
  • Altitud máxima: 900 m. (inicio y fin del recorrido)
  • Desnivel acumulado: < 200 m aprox.
  • Tiempo: 2h 30'
Ideal para toda la familia. Esta ruta, si se fracciona, es perfecta para hacerla con niños, para arrancar con la operación bikini tras un largo invierno de sedentarismo o para iniciarse en el ciclismo todoterreno. Se puede acceder a las orillas del pantano desde varios puntos en las inmediaciones de Los Arroyos, Colmenarejo y Valdemorillo. En todos ellos hay caminos practicables, cómodos y sin grandes pendientes.

El recorrido aquí propuesto comienza al final de la calle Principal de la urbanización Los Arroyos, situada en el asentamiento de Navalquejigo y perteneciente al término municipal de El Escorial; muy cerca de la estación de ferrocarril de Las Zorreras. Allí se toma un sendero que, bordeando la urbanización, se dirige, pasando junto a unos estanques llamados embalses de Las Lagunas, al embalse de Los Arroyos, que es una extensión de la cola del propio embalse de Valmayor, y que consiste en una presa que hace acopio de aguas a un nivel superior.
A continuación, tres fotografías hechas en esta presa:

Embalse de Los Arroyos
Presa de Los Arroyos que mantiene las aguas de ambos embalses en niveles diferentes
Cola Norte del embalse de Valmayor
Para llegar a esta pequeña presa hay que recorrer algo menos de 3 kilómetros. Se baja, por el mismo lado que hemos llegado, y se continúa aguas abajo por alguno de los senderos que bordean la orilla. Los senderos más exteriores son, casi siempre, los más practicables. Tras otro par de kilómetros (Km. 5'2 del recorrido), se llega al viaducto de la carretera M-505 (de Las Rozas a El Escorial) y hay que pasar bajo el mismo. Al otro lado del puente hay un aparcamiento y se nos presentan dos opciones: comenzar a bordear el pantano por un sendero cercano a la orilla, o cruzar el aparcamiento y tomar el excelente camino que nace en la propia carretera. Este es más cómodo y aquel más divertido, cuestión de gustos...

En cualquier caso, en algún momento el sendero de la orilla, sobre todo si el embalse está lleno, se complicará con arenas o piedras, por lo que es mejor tomar el camino.

Cuando llevamos algo más de media hora de pedaleo, en el Km.7'2 del recorrido, nos topamos de bruces con la puerta de una finca que impide continuar de frente y recorrer la costa de la península de Las Ras. No queda más remedio que continuar por el camino que, haciendo un giro de noventa grados a la derecha, asciende primero y desciende después para bordear todo el contorno de la finca. El desnivel que hay que salvar es de unos 30 metros de altitud en una rampa de 750 metros, o sea que no requiere un gran esfuerzo. Además, el descenso hasta llegar nuevamente a la orilla de las aguas es divertido.

Aquí se termina el camino. Es el Km. 8'9 de la ruta y llevamos pedaleando unos 3/4 de hora. Desde aquí se puede ver San Lorenzo de El Escorial y su monasterio.

El Escorial y el Monte Abantos
Un dato anecdótico: con el embalse lleno, algo que en raras ocasiones sucede, hacia el kilómetro 9'5 del recorrido hay algunos lugares donde las aguas dificultan el paso y uno donde lo impiden por completo. Hay que cargar con la bici y pasar sobre una gran roca en la que alguien, con voluntad e imaginación, ha colocado unos troncos a modo de barandilla. (NOTA: Ver ADVERTENCIA al final de esta página).

Poco después (Km. 10'2 de la ruta) se llega al lugar donde el río Aulencia vierte sus aguas en el pantano. Curiosamente, aunque el embalse está construido en la cuenca del Aulencia, no es este el principal aportador de aguas, sino el río Guadarrama por medio de un trasvase desde el embalse de Las Nieves, situado en las proximidades de La Navata de Galapagar. Al final de esta entrada se puede ver una breve grabación de video en la que se muestra el lugar por donde, poniendo a prueba nuestro equilibrio, hay que vadear el río para no mojarse los pies. (NOTA: Ver ADVERTENCIA al final de esta página).

Río Aulencia
Seguimos bordeando el pantano y cambiando constantemente de dirección de acuerdo a la línea de la costa. Un par de kilómetros después del vado, llegamos a una zona de aparcamiento. Nos encontramos en uno de los brazos del embalse, en su extremo más occidental. Aquí hay que abandonar la orilla y tomar una vía pecuaria que asciende suavemente durante unos 50 metros, hasta llegar a una carretera asfaltada. Tomamos la carretera hacia la izquierda y, tras algo más de un kilómetro por asfalto, nos adentramos en una urbanización llamada La Pizarrera. Seguimos en línea recta por la calle principal, llamada Avda. La Pizarrera y vemos que esta muere en una bifurcación de caminos de tierra. Pocos metros antes del final de la calle y de esa bifurcación de caminos, hay otro camino que, al lado de un chalet, sale a nuestra derecha. Se trata del Camino del Prado del Trampal y es el que hay que tomar. Es el Km. 14'2 del recorrido y, durante un trecho, la ruta transcurre un poco alejada de la orilla del pantano.

Existe la posibilidad de seguir por la orilla. Para ello, en la bifurcación de caminos, al final de la Avda. La Pizarrera, se toma el de la derecha. Poco más adelante, este camino termina en la entrada de una finca y hay que continuar por un sendero que desciende hacia el embalse. A partir de ahí, solo hay que seguir la orilla. Esta variante, debido a los continuos entrantes y salientes de la línea costera, es 1'5 kilómetros más larga; distancia que parece corta pero hay que tener en cuenta que este tramo es muy irregular y obliga, en alguna ocasión a cargar con la bici pues se hace impracticable. Si se va por aquí, pasadas las ruinas de la Casa de la Ventosilla, la costa se acerca al camino y hay una especie de burladero de piedras que permite el acceso a este.

Presa de Valmayor vista desde las ruinas de la Casa de la Ventosilla
Siguiendo el camino del Prado del Trampal hay que salvar uno de los mayores desniveles del recorrido, pero solo se trata de unos 50 m. de altitud. Se llega entonces a la parte alta de otra urbanización. Esta tiene el "imaginativo" nombre de El Paraíso. Se desciende por las calles de la urbanización, otra vez al nivel de la costa, donde hay un mirador, y se sale de ella en dirección a una rotonda.

No es imprescindible bajar al mirador. Si se quiere recortar un poco el recorrido, se puede descender por la vía pecuaria que, tras atravesar las calles altas de la colonia, bordea esta por su parte superior.

La rotonda está en la carretera M-510 (Valdemorillo, Colmenarejo, Galapagar, Villalba). Hay que tener mucha precaución aquí porque tenemos que coger la carretera, saliendo de la rotonda por nuestra izquierda, en dirección a Colmenarejo. Durante 4'5 kilómetros hay que pedalear por el asfalto, con los sentidos alerta, ya que hay bastante tráfico. Al principio la carretera sube, después baja y se cruza la presa de Valmayor, que tiene una longitud superior a un kilómetro; después hay otro tramo de sube y baja por el que se llega al punto kilométrico 13 de la vía (kilómetro 23'7 de nuestra ruta).
Hay que estar muy atentos porque, justo al lado de este punto kilométrico, a nuestra izquierda, arranca un camino que ha de llevarnos nuevamente a las inmediaciones del pantano. Se trata del Camino del Rey, que comienza en suave ascenso y pronto va girando hacia el Norte. No hay que abandonarlo en ningún momento, aunque veremos varias vías pecuarias y sendas que parten a derecha e izquierda, dando acceso a diferentes fincas o a la orilla del pantano. El camino alcanza su punto más alto en las inmediaciones de una ermita y un área recreativa de la localidad de Colmenarejo. El lugar se llama Descansadero de la Cerca de la Casa y también Descansadero de Tiesta Cabezas. En este punto, hay que comenzar a bajar por la vía pecuaria que parte a nuestra izquierda y que forma parte de la Cañada Real del Camino de Madrid, por la que transitaban los rebaños trashumantes en su camino desde las dehesas de Extremadura hacia los pastizales de las montañas norteñas.

Esta cañada baja a la orilla del embalse y por ella llegamos nuevamente al viaducto de la carretera M-505 (de Las Rozas a El Escorial), y volvemos a cruzar bajo el mismo, aunque ahora en la orilla opuesta.

El viaducto sustituye al antiguo Puente del Tercio, que quedó anegado por las aguas al construir el embalse.
Hasta este punto habremos recorrido 28'6 Km. y ya solo falta cerrar la ruta por carretera. Es posible, si se prefiere, seguir aún un trecho por las sendas de la orilla del pantano, pero la carretera que conduce a la urbanización Los Arroyos no tiene mucho tráfico y es bastante cómodo transitar por ella. Hay que seguir sin desviarse hacia ningún lado y llegar al final de la calle Principal, el punto inicial y final de la ruta.

En total, 33'5 kilómetros en algo más de 2 horas y media. Aprovecho para recordar que los tiempos referidos siempre son de marcha efectiva. Si se contabilizan las paradas para comer, beber, descansar y contemplar el paisaje, el tiempo total será notablemente superior.

A continuación, unas grabaciones de video. La primera es del inicio de la ruta, por el camino que bordea la urbanización. La segunda es del vado del río Aulencia...



Aquí está la gráfica con el perfil de la ruta. Parece el de una etapa de montaña, pero es todo lo contrario. Hay que observar que el mayor de los desniveles es de tan solo 60 metros. En este tipo de perfil, las proporciones pueden engañar a la mente. La ruta es prácticamente llana.


Y, por último, un recorte con cartografía de la zona:

Mapa de la ruta. Visor IBERPIX. http://www.ign.es/iberpix2/visor/

ADVERTENCIA:
Aunque, en su momento, creí haber realizado esta ruta con el embalse lleno, no fue así. Una vez recorrida con el pantano al 100% de su capacidad, circunstancia que en raras ocasiones ocurre, he comprobado que en el tramo comprendido entre la península de Las Ras, una vez finalizado el camino que rodea la finca, y el acceso al pantano en las inmediaciones de La Pizarrera, se pueden encontrar varios puntos impracticables en bicicleta debido a que las aguas anegan los senderos. Todos ellos son superables portando la bici a cuestas durante unos pocos metros sobre las rocas. El punto más complicado es el vado del río Aulencia, que no podrá hacerse por el lugar al que me refiero en la descripción, siendo necesario continuar río arriba para cruzar sobre el muro que cierra una finca.