rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Las Machotas y su fraile de granito

  • Modalidad: Senderismo
  • Recorrido: Ida y vuelta con variante para ascender una de las cumbres
  • Dificultad técnica: Fácil, con alguna breve trepada de dificultad media
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia total estimada: 10'5 kilómetros
  • Altitud de partida: 970 m. (ermita de la Virgen de Gracia, en el bosque de La Herrería de El Escorial)
  • Altitud mínima: La del punto de partida
  • Altitud máxima: 1461 m. (Machota Alta - Peña del Fraile)
  • Desnivel acumulado: +/- 650 m. (ascensión a ambas cumbres más pequeños altibajos en la cresta)
  • Tiempo: 4 horas y media
Existe cierta controversia entre los geógrafos sobre dónde ubicar el confín de la Sierra de Guadarrama en su extremo suroccidental. Desde el punto de vista orográfico, la discusión puede ser admisible, pero desde el punto de vista del ojo humano, situado en la vertiente madrileña, no hay duda: las últimas montañas con entidad propia del cordal, aunque se encuentren ligeramente desalineadas del mismo, son Las Machotas.

Las Machotas vistas desde las faldas del Monte Abantos
Estas dos pequeñas cumbres gemelas, que ni siquiera alcanzan los 1500 m. de altitud, son una muy buena opción para realizar una excursión en cualquiera de esos días en que nos apetece salir a la sierra pero, bien por culpa de la improvisación, bien por ser invierno y tener pocas horas de luz o, simplemente, por pereza; no disponemos del tiempo o las fuerzas necesarias para atacar las cimas principales.

Ermita de la Virgen de Gracia, en el bosque de la Herrería. Punto inicial y final de esta ruta.
El punto de partida para esta ruta es la ermita de la Virgen de Gracia, a la que se llega por la carretera M-505 (la que se dirige al puerto de la Cruz Verde), en la zona de La Herrería, perteneciente al término de San Lorenzo de El Escorial. A la derecha de la carretera, en el punto kilométrico 30'3, hay un aparcamiento y a la izquierda parte una pista asfaltada que se dirige a la ermita y a la Silla de Felipe II.

Silla de Felipe II
Desde la ermita, evitando la pista asfaltada, hay que tomar el camino que asciende rumbo Sur a través del bosque. Estaremos paseando por una de las florestas más variadas de la zona, cuya especie predominante es el robledal de rebollo, junto a castaños, fresnos, tilos y otras especies. A diferencia de lo que ocurre en casi todos los recorridos que se hacen por la Sierra de Guadarrama, aquí no encontraremos pinares, ya que el pino crece en cotas más altas de las que se alcanzan en esta excursión.

La senda a través del rebollar
No tardaremos mucho en llegar a la Silla de Felipe II, un lugar turístico muy visitado, dado que se puede acceder incluso en autobús por lo que está incluido en las rutas de los "touroperadores". Se trata de unos bloques graníticos en los que se han tallado varios escalones y un asiento de tres plazas, desde el que, dice la tradición popular, el monarca observaba los avances en la construcción del Monasterio de El Escorial, sobre el que, desde aquí, se tiene una magnífica vista. Sin embargo, esta suposición, según los historiadores, no parece tener fundamentos sólidos. Se han planteado otras explicaciones para la existencia de estas formaciones, llegándose incluso a sostener que se trataría de un altar prerromano en el que se realizarían sacrificios ofrecidos a alguna deidad. La hipótesis más razonable apunta a que el granito habría sido esculpido en el S. XIX para reproducir el escenario que relataba la tradición oral.

Vista desde la Silla de Felipe II. A la izquierda de la foto, Monasterio y pueblo de San Lorenzo de El Escorial. Al fondo, cumbres nevadas de la Sierra de Guadarrama.
Poco más arriba se encuentra la llamada Casa del Sordo, un puesto de guardia abandonado, en cuyas proximidades también hay escalones tallados en el granito y desde la que se vuelven a tener magníficas vistas de San Lorenzo de El Escorial y su monasterio, así como del Monte Abantos y de buena parte de la Sierra de Guadarrama.

Otra vista del Monasterio y del Abantos, desde la Casa del Sordo.
El camino a seguir es obvio, basta con fijar la mirada en el collado situado entre ambas Machotas y dirigirse hacia él. Además, está señalizado con marcas rojiblancas, ya que se trata del sendero de Gran Recorrido GR-10. El Collado de Entrecabezas, que así se llama, está situado a 1273 metros de altitud y la vegetación aquí arriba es de hierba y matorral. Si bajásemos unos cientos de metros por la otra vertiente, llegaríamos a la fuente de Entrecabezas y avistaríamos la localidad de Zarzalejo.

Collado de Entrecabezas
Al otro lado del collado, mirando hacia el Suroeste, asoman las cumbres de Gredos.
En el collado, tenemos una de las cumbres a cada lado. Vamos primero a subir la Machota Baja, para lo que hay que continuar hacia nuestra izquierda. El sendero está bien marcado y no tiene pérdida. Su trazado es caprichoso y se escurre entre bloques de granito.

Un helicóptero realiza prácticas de vuelo en las proximidades y, durante un rato, turba la paz del lugar.
Con niebla puede ser posible despistarse, por lo que es recomendable ir siguiendo los hitos. De camino, hay un par de pequeños picachos que podemos ignorar o podemos ascender para disfrutar de las vistas.

Cima de la Machota Baja
Desde el inicio, hasta la cumbre de la Machota Baja, que tiene 1404 m. de altitud, habremos tardado un par de horas. Para coronar será necesario realizar una pequeña trepada que no entraña riesgos. En esta cima se encuentra un mojón de los que señalizan vértices geodésicos, mientras que en la otra no lo hay; lo que no debe inducirnos a pensar que estamos en la alta.

Buen momento para tomar un tentempié y refrescarse
Buscando diferentes ángulos de visión alrededor de la cumbre, se pueden observar buenas panorámicas en todas direcciones y vistas privilegiadas de las poblaciones de El Escorial, San Lorenzo y Zarzalejo, con su barrio de Pajares, donde está la estación de ferrocarril.

Valmayor visto desde la cumbre de la Machota Baja
Zarzalejo
Tras disfrutar del espectáculo, bajamos al Collado de Entrecabezas e iniciamos el ascenso a la Machota Alta. No hay más que seguir cualquiera de los dos senderos que suben, cercanos al muro de piedra que marca la divisoria, uno por la parte de El Escorial y otro por la de Zarzalejo, lo que nos brinda la oportunidad de realizar el regreso por uno diferente al de la ascensión.

Collado de Entrecabezas, por el que se pasa nuevamente y desde el que se ven, al fondo, las cumbres de la Sierra de Gredos.
Arriba se encuentran varias formaciones graníticas muy curiosas. Al tratarse de unas cumbres aisladas,  especialmente expuestas a los agentes erosivos, estos han esculpido las piedras dándoles formas caprichosas. Si uno desea encaramarse a ellas, tendrá que hacer pequeñas trepadas más o menos complicadas (algunas son imposibles). La montaña es conocida también como Peña del Fraile gracias a una de estas "esculturas" que recuerda a un clérigo. De hecho, añado, a título anecdótico, que la RAE define "fraile", en una de sus acepciones, como "mogote de piedra con forma más o menos semejante a la de un fraile".

Aquí va una tanda de fotografías y después continúo con la descripción...

Caprichos en granito: El diente
La Taula, con San Lorenzo de El Escorial en segundo plano.
El Fraile, que da nombre al lugar.
El Fraile de espaldas
La Machota Alta tiene 1461 m. de altitud y hasta aquí habremos tardado algo más de 3 horas, después de haber ascendido su gemela y, conviene recordar, sin contar los tiempos invertidos en paradas. Las vistas también son magníficas.

Otra tanda de fotografías...

El punto culminante de la Machota Alta es bastante indefinido, ya que existen varias prominencias graníticas de similar altitud. Con ayuda de un altímetro y con la toma de puntos de referencia, creo que no me equivoco si digo que la cima es esta.
Puerto de la Cruz Verde bajo el Cerro de San Benito. Más a la derecha, Puerto de la Paradilla.
Zona de Robledo de Chavela
Y, para terminar, la típica vista de Madrid (foto con zum), que se puede apreciar a simple vista desde estas alturas.
El descenso no tiene historia. Se trata de bajar al collado y deshacer el camino andado. Si aún hay ganas y tiempo, se puede incluir una pequeña variante que consiste en hacer el paseo que parte hacia el Oeste desde la Silla de Felipe II. Se trata de una senda ecológica con cartelería didáctica que identifica un buen número de especies vegetales.

Esta es la gráfica con el perfil de la ruta:


Y este es el mapa de la ruta:

Mapa de la ruta - Visor SigPac - http://sigpac.mapa.es/fega/visor/