rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Las Zetas y los raudales de La Pedriza

Las Zetas de La Pedriza es una ruta clásica y muy popular. Con el fin de darle un toque diferente, voy a proponer un par de variantes para conocer los principales raudales del lugar.

Los siguientes datos NO incluyen esas dos variantes. Corresponden solamente a la ruta de Las Zetas. Las variantes las describiré en su momento. Para quien quiera recorrer Las Zetas según el trazado habitual, estas son las referencias:
  • Modalidad: Bicicleta
  • Recorrido: Circular
  • Dificultad técnica: Muy fácil
  • Dificultad física: Difícil
  • Distancia total: 28 kilómetros
  • Altitud de partida: 1050 m. (Aparcamiento último de Canto Cochino)
  • Altitud mínima: La del punto de partida
  • Altitud máxima: 1748 m. (Collado de los Pastores)
  • Desnivel acumulado: +/- 790 metros (diferencia de altitud + altibajos del camino)
  • Tiempo: 2 horas y 45 minutos
La cuenca alta del Manzanares desde el Collado de los Pastores. La pista de las Zetas sube hasta aquí por un lado del valle y baja por el opuesto.
Variante 1 - Imagen parcial de los Chorros del Arroyo del Francés
Variante 2 - Imagen parcial de los Chorros del Manzanares
Desconozco el motivo por el que la mayoría de los ciclistas realizan esta ruta circular en el sentido de las agujas del reloj. Supongo que es porque consultan algunas páginas web que la refieren de ese modo. Personalmente, prefiero realizarla en el sentido contrario al de las agujas del reloj, y habitualmente veo muy pocos ciclistas que me sigan o me precedan y, por el contrario, muchos que me encuentro de frente haciendo el recorrido en sentido inverso. Mis razones son tres: la primera es que, aunque el pinar proporciona sombra en muchos tramos del recorrido por ambos lados, la parte occidental del valle es más solana (suponiendo, claro está, que iniciemos la ruta antes del mediodía solar), por lo que prefiero subir más fresco por la umbría oriental. La segunda es que, para subir, al ser la parte oriental más sinuosa (más "zetas"), resulta más fácil acometer las rampas y tener un pequeño respiro en las revueltas. Por el otro lado hay rampas tan largas que se hacen interminables. Y la tercera es que el desnivel de subida por la parte oriental está distribuido en mayor distancia, por lo que es menos duro. Pero, en fin, "para gustos, los colores".

La Pedriza
El punto de partida es el último aparcamiento de Canto Cochino. Hay que tener en cuenta que existe un cupo limitado de vehículos a los que se permite acceder al área. Si se quiere ir en día festivo o fin de semana, sobre todo en verano, habrá que madrugar mucho, porque el cupo se completa rápidamente.

Sobrepasado el aparcamiento hay una barrera que impide el paso de los vehículos. La salvamos y comenzamos a ascender por la pista que va junto al cauce del río Manzanares.

El río Manzanares al inicio de la ruta
Cuando apenas llevamos 1 kilómetro y medio, la pista se separa del río y pasamos junto a una fuente. En el kilómetro 2 llegamos a un descanso, con terreno llano y de bajada. Poco después del Km. 3 se pasa el Puente de los Franceses, cruzando sobre el río Manzanares y abandonando su vaguada, que recuperaremos más adelante.

Comienzan las Zetas propiamente dichas. Su nombre es lo suficientemente expresivo; se trata de una sucesión de curvas y contracurvas que ascienden salvando considerables desniveles. Desde las cercanías de alguna de ellas, merece la pena asomarse al cauce que seguimos ahora, el del arroyo de los Hoyos de la Sierra, y disfrutar de las vistas.

El arroyo de los Hoyos de la Sierra se ha abierto paso a través de esta garganta
A lo largo de la pista, en algunos tramos, aún se conservan unos pequeños mojones que indican puntos kilométricos contabilizados desde Manzanares el Real. Sobrepasado el que señala el número 13 (Km. 7'5 de nuestro recorrido), junto a una de las zetas, se puede observar un ejemplar de tejo milenario y un pequeño salto de agua en el arroyo.

Salto de agua en el Arroyo de los Hoyos de la Sierra
Cuando llevamos poco más de 9 kilómetros recorridos, termina este grupo de zetas y el camino, ahora llano, se dirige hacia el Oeste. En el Km. 9'8, a una altitud de 1600 metros, encontramos una bifurcación de caminos. Aquí, si se desea, se puede hacer la...

PRIMERA VARIANTE
Se toma el camino de la derecha y se comienza a subir por el mismo. Esta pista conduce a la pradera de la Nava Grande, pero no nos dirigimos allí. Tan solo pedalearemos durante 500 metros, hasta llegar a una curva a la derecha muy cerrada. Aparcaremos ahí la bicicleta. Recomiendo llevar siempre un candado y atarla a un árbol un poco escondido. Nos dirigimos a pie hacia el riachuelo que tenemos al Oeste. Se trata del Arroyo del Francés, que poco más arriba acaba de recibir la afluencia del Arroyo Simón. Pronto veremos unos raudales formados por cascadas y aguas rápidas. El lugar ofrece un magnífico espectáculo visual y sonoro.

Raudales de los Chorros del Arroyo del Francés (vista parcial)
Parte de la torrentera
Detalle de una de las cascadas
Arroyo del Francés. En la parte superior izquierda de la imagen se puede observar la cuerda nevada en la zona de las Cabezas de Hierro, cuyo circo alimenta estas torrenteras.
Regresamos a la bifurcación de caminos para retomar la ruta. Continuamos ahora por el de la izquierda, que es la pista de las Zetas por la que veníamos. Hay una bajada y en el Km. 10'5 encontramos una fuente. En el Km. 12 se termina el tramo cómodo y la pista vuelve a subir. Tras poco más de medio kilómetro de ascensión, llegaremos a una curva a la derecha muy cerrada. En ella, si aún se conserva, deberíamos encontrar un pequeño mojón que marca el punto kilométrico 18 (se trata del Km. 12'6 de nuestra ruta). En este punto, si se desea, se puede hacer la...

SEGUNDA VARIANTE
Escondemos otra vez la bicicleta entre el pinar. Hemos retomado la vaguada del Manzanares. Descendemos, monte a través y en línea recta, en dirección al río. Tras bajar unos 30 o 40 metros de desnivel, nos toparemos con un sendero que viene siguiendo el cauce. Dejamos aquí algún tipo de marca para recordar, a la vuelta, por dónde tenemos que subir para recuperar la bici y la pista de las Zetas. Seguimos el sendero hacia abajo durante algo más de un kilómetro y llegaremos a la parte alta de la zona conocida como Los Chorros del Manzanares, que son otros raudales en los que se alternan cascadas y rápidos de agua. Merece la pena continuar sendero abajo para obtener diferentes perspectivas.
Aquí va una tanda de fotos del lugar...

Fragmento de los Chorros del Manzanares
Tramo de la torrentera
Otro tramo de aguas rápidas
Uno de los saltos de agua más altos es también de los más inaccesibles. La foto es bastante mala, pero se intuye lo que hay derás de la roca.
El agua vaporizada refresca las inmediaciones
Festival acuático
Este viejo árbol seco es el guardián de Los Chorros. En segudo plano, El Yelmo.
Deshacemos el camino andado para recuperar la bicicleta y la pista de las Zetas. Si se ha optado por no realizar esta variante, recomiendo visitar otro día este lugar mediante una excursión muy sencilla que consiste en ascender caminando por el sendero que parte del Puente de los Franceses.

De nuevo en la pista, continúa el ascenso. Afrontamos las últimas rampas duras y las últimas curvas y contracurvas que, tras 2 kilómetros, nos llevarán a 1700 metros de altitud cuando crucemos el Arroyo de la Berzosa.

Un kilómetro y medio más adelante, cruzamos nuevamente sobre el río Manzanares por el Puente de los Manchegos, en el que la pista cambia de dirección y se acomete una última rampa de algo menos de un kilómetro que nos lleva al punto culminante del recorrido, el Collado de los Pastores, a 1748 metros de altitud, desde el que hay excelentes vistas de la zona. Unos paneles informativos ayudan a identificar los lugares que se avistan desde allí. Es el Km. 17'1 de nuestro recorrido y habremos tardado algo menos de 2 horas y media en llegar hasta aquí (recuerdo que en estos datos no incluyo las variantes).

Cabezas de Hierro desde el Collado de los Pastores
Vista de cumbres de La Pedriza. De izquierda a derecha, entre otros: Asómate de Hoyos, Peña Lindera, Las Torres, Cuerda de las Milaneras, Cerro de los Hoyos, Cancho de la Herrada, Canto del Berrueco y Peña del Yelmo.
La Maliciosa. A la derecha de la foto se distinguen, delante de la nube, las antenas de la Bola del Mundo (Alto de las Guarramillas).
Y, a partir de aquí, solo queda el premio del descenso por las Zetas de la vertiente opuesta del valle. Hay que ir parándose en las curvas de la pista, desde las que obtendremos muy buenas vistas.

Parte de las Zetas, por donde se realiza el descenso, bajo la Sierra de los Porrones.
Al fondo, Madrid (foto con zum).
El descenso no es continuo. Tras una pronunciada curva, hay una larga zona de llano. En el Km. 25'3 del recorrido (junto al mojón que marca el Km. 30) nuestra pista desemboca en otra que está asfaltada. Aquí hay una fuente pero suele estar seca. Continuamos por la izquierda para seguir bajando. En el Km. 26'5 de nuestra ruta encontraremos una fuente de la que sí mana agua. Tras bajar otro kilómetro y medio, alcanzaremos la zona de aparcamientos de Canto Cochino. En total habremos recorrido 28 kilómetros.

A continuación, una grabación de vídeo con un fragmento del descenso:


Esta es la gráfica con el perfil del recorrido:


Y este es un recorte de cartografía de la zona:

Mapa de la ruta - Visor SigPac - http://sigpac.mapa.es/fega/visor/