rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Rodeando Cuelgamuros por puertos decadentes

  • Modalidad: Bicicleta
  • Recorrido: Circular
  • Dificultad técnica: Muy fácil
  • Dificultad física: Muy difícil
  • Distancia total: 50 kilómetros
  • Altitud de partida: 960 m. (Km. 0'5 de la carretera M-600 de Guadarrama a El Escorial)
  • Altitud mínima: 940 m. (en algunos tramos de la carretera M-600)
  • Altitud máxima: 1709 m. (Collado de la Mina)
  • Desnivel acumulado: +/- 1230 metros (Malagón + Abantos + La Mina + desniveles en zona La Jarosa)
  • Tiempo: 4 horas y 45 minutos
El valle de Cuelgamuros es conocido por ser el lugar donde está ubicado el conjunto monumental del Valle de los Caídos. El propósito de esta ruta es rodearlo completamente sin llegar a penetrar en él. Se trata de un recorrido atípico: es bastante largo para una ruta de montaña, hay que salvar considerables desniveles y transcurre la mayor parte de su recorrido por pistas asfaltadas. Sin embargo, esto último, no debe inducir a pensar que estamos ante una ruta de carretera. La realidad es que esas pistas asfaltadas se corresponden a puertos de montaña que, hace tiempo, fueron lugar de tránsito de ganados, mercaderías y transporte de materias primas; pero actualmente se encuentran en decadencia, siendo solamente visitados por excursionistas y domingueros. Se trata de los puertos de Malagón y Abantos (que hace pocos años tuvo un renacimiento gracias a la Vuelta Ciclista a España), así como del Collado de la Mina.

Al fondo, el Valle de Cuelgamuros, bajo el Monte Abantos.
La ruta comienza en el punto kilométrico 0'5 de la carretera M-600 a El Escorial. Dicha carretera nace en una rotonda-nudo a la que vierte la salida 47 de la autovía A6 en ambos sentidos (salida El Escorial - Guadarrama). Poco después de la rotonda (a unos 500 metros) hay un camino a la derecha donde se puede aparcar el coche.

Y, para empezar, ya que se trata de una ruta atípica, arrancamos con la primera rareza, pedaleando por la M-600 en dirección a El Escorial. Detesto hacer carretera, es peligroso por el tráfico, molesto por los ruidos y tóxico porque se va tragando el humo de los tubos de escape; pero no queda más remedio que hacerlo para poder cerrar la ruta en círculo. Y agradeceremos hacerlo al principio, cuando estamos frescos, y no al final, cuando la jornada nos habrá pasado factura. Serán solamente 5 kilómetros.

Nada más comenzar, a medio kilómetro aproximadamente, pasaremos junto a la entrada del Valle de los Caídos. Sobrepasado de largo el punto kilométrico 5 (aprox. 5'8) hay que prestar atención y abandonar la carretera, a la derecha, en un desvío donde se señaliza el "Arboreto Luis Ceballos". Aquí, atravesando la zona recreativa El Tomillar, comienza la ascensión al Abantos por una pista de asfalto.

Sobrepasado El Tomillar, cuando llevamos 6'8 Km. de ruta y aproximadamente 1/2 hora pedaleando, se nos presentan dos opciones: continuar por la misma pista, que discurre por encima de la población de San Lorenzo; o tomar la que sale hacia la derecha y, tras pasar una barrera, comienza a ascender de un modo mucho más directo.

Vista del Monasterio desde la pista de subida
Optamos por la segunda opción y enfilamos la que sube serpenteando con duras rampas. A los aficionados al ciclismo les traerá recuerdos, salvando las distancias, del famoso Alpe d'Huez, ya que hay que salvar una sucesión de curvas en herradura.

Fragmento de la subida. Sucesión de curvas en herradura.
Las rampas de mayor dureza suman 2'2 kilómetros. La pendiente media en este tramo es del 8'65%. Una vez superado, estaremos en el Km. 9 de la ruta y el camino comienza a llanear, con ligeras subidas y bajadas, hasta enlazar, en las inmediaciones de un mirador, con la pista que sube desde el pueblo.

Pinar de Abantos. Al fondo, puerto de la Cruz Verde y cerro de San Benito.
El camino, por esta nueva pista, sigue siendo llano y con tramos de ligera bajada. En el Km. 13'1 de nuestro recorrido encontraremos una fuente, generosa aún en pleno verano, en la que parar a repostar.

Un kilómetro más adelante, a la altura del centro de educación ambiental Arboreto Luis Ceballos, la carretera comienza a picar para arriba, aunque aún tendremos algún breve descansillo.

El Abantos desde el tramo comprendido entre la fuente y el arboreto
En el Km. 15'5 (hablando siempre de la ruta, no de la ascensión), el trazado se solapa con el de la Cañada Real Leonesa, la cual fue una de las principales vías de trashumancia en España. Aquí están las rampas más duras de toda la subida, alguna llega a alcanzar el 17%, con una pendiente media del 11'5% en un tramo de 1'3 Km., hasta alcanzar el Puerto de Malagón, situado a 1536 m. de altitud.

Vista hacia Madrid desde el puerto de Malagón
Y vista hacia Ávila desde el mismo lugar.  Embalse del Tobar.
Aqui se pueden ver los restos de un pozo de nieve. Antiguamente, desde el Siglo XVII, se prensaba la nieve en este tipo de pozos situados a gran altitud y, de ese modo, se conservaba largo tiempo y se podían obtener bloques para abastecer una industria del hielo que era transportado desde aquí para su consumo en la ciudad.

No termina aquí la subida pero, después de esto, las rampas que quedan hasta alcanzar el puerto de Abantos nos parecerán pan comido. Está situado dosmil y pico metros más adelante, en el kilómetro 19'3 de la ruta, a una altitud de 1640 metros, pasados los carteles que lo indican, pues después de estos aún hay que ascender ligeramente unos cientos de metros. Para llegar hasta él, habremos pedaleado unas 2 horas desde el inicio de la ruta. Han sido un poco más de 13 kilómetros de ascensión desde El Tomillar.

Puerto de Abantos. Mirando hacia el Suroeste, a lo lejos, se distingue la Sierra de Gredos, con algunas cumbres coronadas por la nieve.
Caballos en Abantos
Iniciamos el descenso por la vertiente abulense, en dirección a la localidad de Peguerinos. El pinar es frondoso pero se le pueden robar excelentes vistas desde algunos recovecos de la carretera.

Al fondo del valle se ve el embalse de La Aceña. Casi al final de esta ruta nos acordaremos de él gracias a una curiosidad...
La bajada dura algo menos de 5 Km., tras los que el trazado discurre en llano con pequeños altibajos. En el kilómetro 24'8 de nuestra ruta abandonaremos la carretera que va a Peguerinos y giraremos a la derecha, siguiendo las indicaciones que nos dirigen al camping de Valle Enmedio y al Alto del León. Setecientos metros después está, a la izquierda, la entrada al camping. No hacemos caso y seguimos recto. El camino continúa siendo llano o con leves altibajos. La zona por la que transitamos es una sucesión de promontorios graníticos, surcada de riachuelos o arroyos y cubierta de pinares.

Riscos de granito
Arroyo de Collado Hornillo
A partir del Km. 27 del recorrido, la subida comienza a hacerse más pronunciada. Un kilómetro despúes hay que afrontar una rampa durísima, con un porcentaje de desnivel del 10% durante 1'5 kilómetros. Se pasa junto a una fuente y llegamos a una zona sinuosa que proporciona un relativo descanso. El valle se abre cuando alcanzamos el Collado del Hornillo, a partir del cual entramos en la vertiente del Arroyo Mayor que corre hacia San Rafael.

Desde el Collado del Hornillo, al fondo, cubiertas de nieve, de izquierda a derecha: Peña del Oso y La Pinareja (Macizo de La Mujer Muerta), y más a la derecha el Montón de Trigo.
En el fondo del valle, San Rafael y la autopista A6
Continúa la ascensión, ahora ya más suave, y en el Km. 31 de nuestra ruta alcanzamos la máxima altitud en el Collado de la Mina (1709 m.), también llamado Collado de la Cierva. Habremos tardado casi 3 horas y media en llegar hasta aquí.


Este lugar debe su nombre a la mina de wolframio que se ubica en sus inmediaciones. Se trata de un pequeño yacimiento que fue explotado a causa de la demanda internacional de este mineral producida para abastecer la industria armamentística durante la II Guerra Mundial. La actividad cesaría a mediados del Siglo XX debido a que la escasa magnitud del filón no hacía rentable continuar con la extracción.






Estas dos imágenes están tomadas en un lapso de tiempo de dos días. Este puerto se encuentra a considerable altitud y se pueden producir bruscas variaciones meteorológicas. Es importante tenerlo en cuenta para programar cualquier excursión por estos lugares.





Valle y embalse de La Jarosa (Guadarrama) desde las inmediaciones del Collado de la Mina
A la derecha del collado se encuentra el Cerro de la Salamanca, en cuyas proximidades hay un pequeño refugio y desde el que se tiene una magnífica panorámica de La Jarosa y Cuelgamuros. A la izquierda está la montaña de Cabeza Líjar, en cuya cima se conserva un búnker, vestigio de la Guerra Civil Española, que ahora se utiliza como mirador, ya que desde él hay unas excelentes vistas de la cordillera. Una bonita excursión mixta es la de subir en bici desde el Puerto de Guadarrama hasta el Collado de la Mina, aparcar en él la bici y ascender caminando ambas cumbres.

Continuamos... Se inicia el descenso hacia el Alto del León (Puerto de Guadarrama), al que no llegaremos. Después de 3 kilómetros de descenso, en los que se van viendo panorámicas de La Jarosa a un lado y las principales cumbres de la Sierra de Guadarrama al frente, se llega a un lugar donde hay una gran cruz de hormigón derribada, final del llamado Camino del Vía Crucis que viene del puerto. Hay que prestar mucha atención porque, tras un par de curvas cerradas, finaliza el descenso y la pista comienza a llanear. Justo aquí, Km. 34'1 de la ruta, hay que tomar un camino que nace a nuestra derecha, en la parte inferior de la pista y que, tras pasar una barrera, comienza a bajar cambiando completamente de dirección. Esta señalizado con unas marcas verdiblancas y también con puntos de color rosa.

Poco más abajo se le une otro camino. Continúa bajando hasta desembocar en una pista asfaltada que rodea el Valle de La Jarosa por su parte superior. Tomamos la pista hacia nuestra derecha y comenzamos a ascender. Si, en lugar de eso, bajásemos hacia nuestra izquierda, no pasaría nada. Al llegar abajo, junto al embalse, tendríamos que buscar la ruta llamada "En busca del agua" y seguirla hasta enlazar con esta ruta en la Cerca de Felipe II. Serán 2 Km. de ascensión dura, más 1'5 Km. de llano y leves altibajos.

Valle de La Jarosa y embalse. Al fondo, a la izquierda, cumbres nevadas de la Cuerda Larga de la Sierra de Guadarrama, con los Siete Picos a un lado y La Pedriza al otro.
Comienza un largo descenso de algo más de 4 kilómetros, tras los cuales, en el Km. 44'1 de la ruta, se deja la pista asfaltada y se coge, a la derecha el camino señalizado con puntos azules, que se corresponde a la senda llamada "En busca del agua". Si nos saltamos este cruce, no hay más que buscar esta senda en las inmediaciones del embalse y seguirla, tal y como comenté anteriormente, hasta la Cerca de Felipe II.

Este camino, ya de tierra, comienza con una corta subida, tras la cual hay una bifurcación. Se continúa por la izquierda, siguiendo las marcas de puntos azules; se cruza sobre un arroyo y enseguida hay otra bifurcación. Ahora ambos caminos están marcados con puntos azules. Hay que ir por el de la derecha. Si bajásemos por el de la izquierda, llegaríamos a un lugar donde hay un túnel del que sale un riachuelo de agua. Se trata de un trasvase que proviene del embalse de La Aceña y alimenta el de La Jarosa. Esa es la curiosidad de la que hablaba anteriormente.

Salida del túnel de trasvase de aguas de La Aceña a La Jarosa
Seguimos, pues, por el camino de la derecha, que va hacia la Cerca de Felipe II. Se trata de un muro de piedra construido a finales del Siglo XVI por orden del rey para cerrar un extenso coto de caza alrededor del lugar donde llevaría a cabo la construcción del Monasterio de El Escorial. La pared, de una longitud de 10 leguas (más de 50 kilómetros), sería reformada en el Siglo XVIII, bajo el reinado de Carlos III. El perímetro abarca casi 10.000 Hectáreas y encierra el Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial.

Detalle de la Cerca de Felipe II
Abandonando ya esta variante de la ruta "En busca del agua", continuamos por el camino ascendiendo una pronunciada rampa de un kilómetro, desde la que iremos viendo, entre el pinar, la cruz del Valle de los Caídos.

La cruz, que se ve desde bastantes puntos del recorrido, ahora está más cerca.
Al llegar arriba, a nuestra izquierda, veremos una pequeña elevación rocosa. Es el Km. 46 de la ruta. Merece la pena aparcar la bici y encaramarse a esta roca, ya que se trata de un mirador natural con buenas vistas.

De izquierda a derecha: Cerro del Mostajo, al fondo picos nevados de la Peña del Oso y La Pinareja, La Peñota, Cerro Minguete, Majalasna y los Siete Picos, Las Guarramillas, La Maliciosa, la Sierra de los Porrones y parte de La Pedriza.
Ermita del Altar Mayor, sobre el Risco de la Brulera.
Ya solo queda el descenso final. A partir de aquí, la pista forestal se llama Camino del Cerro Santo y desciende por la vaguada del Arroyo de la Jarosilla hasta alcanzar el camino, al lado de la M-600, donde iniciamos la ruta.

En total, 50 Km. en los que se habrán invertido unas 4 horas y 45 minutos. Para terminar, no podía faltar una vista de Madrid...

Vista de Madrid (con zum) desde lo alto del Camino de Cerro Santo
Aquí va una grabación de vídeo con una parte del descenso por el Valle de La Jarosa...


Y ahora la gráfica con el perfil del recorrido:


Y, finalmente, un recorte con cartografía de la zona.

Mapa de la ruta. Visor IBERPIX. http://www.ign.es/iberpix2/visor/