rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Valles de la Fuenfría y del río Moros

  • Modalidad: Bicicleta
  • Recorrido: Parte en línea y parte circular
  • Dificultad técnica: Muy fácil, excepto un tramo de 2 km. (uno de ida y uno de vuelta) con dificultad media
  • Dificultad física: Difícil
  • Distancia total: 45 kilómetros
  • Altitud de partida: 1390 m. (Aparcamiento de Majavilán, en las dehesas de Cercedilla)
  • Altitud mínima: 1300 m. (Puente Negro sobre el río Moros)
  • Altitud máxima: 1810 m. (Vereda del Infante, un poco más arriba del puerto de la Fuenfría)
  • Desnivel acumulado: +/- 930 m.
  • Tiempo: 4h 30'
Se trata de un magnífico recorrido por dos valles que compiten en belleza. La ruta completa es larga y con notables desniveles, pero se puede realizar parcialmente accediendo desde el área recreativa de las dehesas de Cercedilla o desde el área recreativa La Panera de El Espinar (Segovia). Transcurre por caminos en excelente estado por ambas vertientes. Solamente, si se hace la excursión completa, hay un tramo de un kilómetro en mal estado, entre el collado de Marichiva y el camino del valle segoviano, que requiere precaución por su firme pedregoso.

Se inicia la ascensión siguiendo la Carretera de la República, también llamada Carretera Puricelli en recuerdo del ingeniero de caminos italiano que ejecutó el proyecto en la década de 1930, con la intención de unir los valles de la Fuenfría, en la vertiente madrileña, y Valsaín, en la vertiente segoviana. Las obras fueron suspendidas con el estallido de la Guerra Civil Española y nunca llegaron a finalizarse, por lo que el trazado, aunque dispone de toda la infraestructura, con piso y firme excelentes, se ha quedado en una simple pista forestal.

Carretera de la República
Tras casi 5 Km. de ascensión en los que la carretera discurre primero hacia el Norte por la margen derecha del valle y después, una vez rebasados los arroyos de la Fuenfría y la Navazuela, hacia el Sur por la margen izquierda, esta hace un brusco cambio de dirección para orientarse nuevamente hacia el Norte coincidiendo con la llegada a una zona llana, junto a la pradera de Navarrulaque, en cuyas proximidades se pueden visitar los miradores de los poetas Vicente Aleixandre y Luis Rosales, así como el reloj de sol de Cela. Esta planicie se encuentra a 1660 m. de altitud y se tardan unos 3/4 de hora en llegar hasta aquí.

Vista desde el mirador de V. Aleixandre: estribaciones suroccidentales de la sierra de Guadarrama
Este trecho llano permite recuperar fuerzas para afrontar las últimas rampas que quedan hasta alcanzar el puerto de la Fuenfría, situado a 1792 m. de altitud, que no es el punto más alto de la ruta pues aún hay que ascender unos pocos metros por la Vereda del Infante. Al llegar a él habremos pedaleado aproximadamente 1 hora 15 minutos para recorrer casi 9'5 kilómetros.

Puerto de la Fuenfría
De frente, el camino comienza el descenso hacia Valsaín. Hacia la derecha, donde se encuentra una fuente de agua fría (la Fuenfría) parte un camino que suele ser confundido con el Camino Schmid, pero se trata del que da acceso a la Senda de los Cospes que, algo más de 1 Km. hacia el Oeste, enlaza con el auténtico camino Schmid, el cual desciende desde el Collado Ventoso y se dirige al puerto de Navacerrada. Y hacia la izquierda da inicio la Vereda del Infante (Pista de la Calle Alta), que es por donde continúa esta ruta. Hay que recorrer 2'3 Km. por esta pista forestal hasta que, tras un breve descenso, se llega al Collado de Marichiva, situado a 1753 m. de altitud y que marca la divisoria entre los términos de Cercedilla y El Espinar.

Collado de Marichiva, entre Peña Bercial (dcha.) y Peña del Águila (izda.)
Collado de Marichiva

Por aquí se accede a territorio de la provincia de Segovia. Ahora hay que bajar por una pista en mal estado, a la que me refería al principio. El firme es irregular y pedregoso. Su longitud es de poco más de un kilómetro, con un considerable desnivel, siendo los últimos doscientos metros prácticamente llanos. Este camino desciende junto al nacimiento del arroyo de las Tabladillas y termina en una de las múltiples pistas forestales que existen en el valle del río Moros, concretamente la que, por la margen izquierda del valle, discurre cercana a las cumbres de Peña del Águila, La Peñota y Cerro del Mostajo, en sus faldas norteñas.
Por debajo de nosotros, en el fondo del valle, se encuentran dos pequeños embalses: el del Tejo o las Tabladillas y, algo más arriba, el del Espinar o Vado de las Cabras. Este último no lo veremos hasta que realicemos el regreso por la otra margen y el primero se encuentra oculto por el pinar, aunque asoma en algún momento.

Valle del Río Moros desde las Canteras de Río Moros (foto de archivo)
Esta pista forestal, que hemos de seguir hacia nuestra izquierda, en dirección Suroeste, se encuentra en excelente estado y desciende suavemente durante algunos kilómetros, salvando las vaguadas formadas por los arroyos de el Tejo, la Chispa, la Vaqueriza y la Gargantilla.

Arroyo del Mostajo
Junto a este último, hay un camino que podría servirnos para descender a través de las Dehesas de la Garganta, pero, en lugar de hacer esto, continuamos por la pista forestal hasta llegar, 2 kilómetros más adelante, al arroyo del Mostajo, que desciende desde el collado del mismo nombre, situado entre el Cerro del Mostajo y la Peña del Cuervo. A partir de este punto, la pista baja con una pendiente notablemente más pronunciada. En las proximidades del Cerro de las Campanillas se llega a una confluencia de caminos. Hay que hacer una pronunciada curva y seguir por el de la derecha, que regresa a la orilla del arroyo del Mostajo, lo cruza, y baja directamente al Puente Negro, por el que cruzamos el río Moros.

Río Moros, en las proximidades del Puente Negro
Este es el punto más bajo del recorrido (1300 m. de altitud), en el kilómetro 23'75 de la ruta; un lugar excelente para comer el bocadillo y recuperar fuerzas, ya que nos queda una dura ascensión por delante.

Tras haber cruzado el Puente Negro, nos encontramos en la margen opuesta del valle. Iniciamos la subida por este camino que discurre junto al río. El pinar es muy frondoso y, en cuanto la pista se separa un poco de las aguas, nos tapa su vista. Toca sufrir para superar 6 kilómetros de rampas. Tras pasar junto al embalse del Tejo o las Tabladillas, que apenas veremos si no entramos por el camino que, partiendo a nuestra derecha, lleva a la presa; llegaremos al embalse del Espinar o Vado de las Cabras, punto a partir del cual las rampas se suavizan. Es momento de descansar, beber agua de la fuente próxima y disfrutar del paisaje.

Embalse del Espinar. La niebla tapa, al fondo, las cumbres de La Pinareja y Montón de Trigo, en cuyas faldas nace el río, en el lugar llamado Ojos del río Moros.
Salto del Embalse del Espinar
En la cola de este embalse, cambiando de rumbo, cruzamos un puente sobre el río y regresamos a la margen izquierda. Ascendiendo suavemente, completamos un recorrido circular por el valle del río Moros. Hay que tener cuidado de no pasarse el camino que desciende desde el collado de Marichiva (el de firme pedregoso), ya que, si vamos entretenidos, podemos pasar junto a él sin advertir su situación.

Para subir por él al collado de Marichiva, habrá que "apearse de la burra", a no ser que esta tenga motor auxiliar o que seamos unos superdotados para este deporte. Ahora deshacemos el camino andado por la Vereda del Infante (pista de la Calle Alta) para regresar al puerto de la Fuenfría.

Si se sabe que está ahí, a lo lejos, se ve Madrid. En la foto no se aprecia.
Desde el puerto de la Fuenfría hay varios caminos por los que se puede realizar el descenso hasta las Dehesas de Cercedilla. Los hay desde muy fáciles, con buen firme y pendientes suaves, hasta sendas complicadas, estrechas, irregulares y con pendientes pronunciadas. Algunas de estas vías son muy transitadas y están señalizadas, como la propia Carretera de la República, la Calzada Borbónica, la Calzada Romana, el Camino Viejo de Segovia o el Camino Schmid (este se encuentra un poco más abajo). Ya hemos hablado algo de estos trazados en el desarrollo de otras rutas. Otras sendas menos conocidas y bastante más complicadas se pueden tomar desde la propia Calle Alta. Los datos anotados en esta página corresponden a un descenso realizado por la Carretera de la República.

En días de frío, hay que abrigarse bien para no congelarse en el descenso.
El descenso es de 9'2 kilómetros, en los que tan solo hay que disfrutar del paisaje, con la excepción del tramo próximo a la pradera de Navarrulaque, que ya se ha descrito anteriormente, el cual requiere pedalear por llano.

He aquí algunas imágenes de la Carretera de la República...

Nieve en las cotas superiores
Pilares pétreos, vestigio de una voladura para abrir paso al trazado de la vía.

La línea de la carretera cruza las faldas de Majalasna

En el centro de la foto, pretiles y refuerzos de contención de la carretera en el Mirador de la Calva, también llamado Mirador de la Reina. En la parte inferior izquierda de la foto se ve otra parte del trazado.
De regreso al aparcamiento de Majavilán, se habrán completado los 45 kilómetros de esta fantástica excursión.

A continuación, una grabación de vídeo. Se trata de un pequeño tramo del descenso por la pista forestal del valle del río Moros. Es muy agradable esta bajada entre pinos y cruzando arroyos...


Esta es la gráfica con el perfil de la ruta:

Y este es un recorte de cartografía de la zona:

Mapa de la ruta. Visor IBERPIX. http://www.ign.es/iberpix2/visor/