rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Circular de Galapagar (diametral Colmenarejo - La Navata)


  • Modalidad: Bicicleta
  • Recorrido: Circular
  • Dificultad técnica: Fácil (con un pequeño tramo muy difícil que se pasa sin problemas apeándose de la bici)
  • Dificultad física: Media
  • Distancia total: 38 kilómetros
  • Altitud de partida: 860 m. (Universidad Carlos III de Colmenarejo)
  • Altitud mínima: 800 m. (estación de tratamiento de aguas de Valmayor y Puente de Alcanzorla)
  • Altitud máxima: 945 m. (camino sobre urb. Bellavista)
  • Desnivel acumulado: +/- 450 metros
  • Tiempo: 3 horas y cuarto

  • Es esta una ruta fácil, apta para fraccionar y realizar paseos menores. Tan solo hay un breve tramo complicado que hay que pasar apeándose de la bici. Muy indicada para iniciación o para salida improvisada. En ningún momento se aleja demasiado de núcleos de población.

    Esquemáticamente, se trata de un círculo cuyo centro es Galapagar, por cuyo casco urbano no se pasa, con inicio y final en el cabo de un diámetro ubicado en Colmenarejo y cuyo extremo opuesto se sitúa en La Navata.

    El lugar de partida es la entrada al campus de la Universidad Carlos III de Colmenarejo. El inicio es un poco laberíntico, así que lo describo telegráficamente:

    Km. 0'0: Entrada principal de la Universidad. Pasada la rotonda, tomar camino a la derecha que rodea el campus hacia el Oeste. No girar a la derecha para seguir el perímetro y seguir bajando hasta el camino cercano a las casas de la urbanización Cercado de los Escoriales.

    Km. 0'6: En el cruce, girar a la derecha e inmediatamente tomar el camino más estrecho que va por la parte de abajo. Si aún se conservan, se pueden seguir los postes indicadores de "Ruta 13" del Parque Regional.

    Km. 0'9: Cruce con camino ancho. Ignorarlo y seguir en la misma dirección.

    Km. 1'1: Otro camino ancho. Girar a la izquierda.

    Km. 1'4: Abandonar camino y girar a la derecha.

    Km. 1'9: Seguir el camino ancho de la izquierda. No guiarse ya por los postes indicadores de rutas del Parque Regional.

    Km. 2'1: Cruce junto a naves industriales. Girar a la izquierda y 100 metros después bajar por el camino de la derecha.

    Km. 2'6: Cruzar el Arroyo de Peraleda e ir hacia la izquierda por la Colada del Milanillo.

    Es menos intrincado de lo que parece. En caso de extravío, preguntar por la Colada del Milanillo a algún vecino en las inmediaciones de la C/ de la Fuente del Conejo.

    La colada desemboca en una pista asfaltada junto a la entrada de la estación de tratamiento de aguas de Puebla de Valmayor, en el Km. 4'8 del recorrido. Se toma esta pista hacia la derecha, en dirección a la presa del Embalse de Valmayor, que vemos hacia el Oeste.

    Presa de Valmayor, con los montes de El Escorial al fondo.
    En el Km. 6'7 de nuestro itinerario, en las inmediaciones de la presa, esta pista vierte en la carretera M-510 que hemos de tomar en dirección a Colmenarejo. Es solo un kilómetro porque, en el punto kilométrico nº 13 de la misma (7'7 de nuestra ruta), giramos a la izquierda, abandonando el asfalto, para tomar el Camino del Rey.

    Haciendo caso omiso de cualquier desvío que veamos, llegaremos al descansadero de Tiesta Cabezas, donde encontraremos la Ermita de Colmenarejo y un mirador.

    Ermita y mirador de Colmenarejo
    Tras pasar junto a la ermita, en el Km. 11, llegamos a una encrucijada. Giramos a la izquierda y bajamos hacia el pantano por la cañada. En la orilla del mismo, se pasa bajo el gran viaducto que ha sustituido al antiguo Puente del Tercio, que ha quedado anegado por las aguas después de la construcción del embalse y solo es visible cuando el nivel del pantano está muy bajo.

    La antigua carretera se sumerge bajo las aguas
    Tomamos, hacia el Norte, la carretera que se dirige a la urbanización Los Arroyos. Tras poco más de un kilómetro de asfalto, al llegar a las primeras edificaciones, se abandona la carretera y se gira a la derecha para tomar una vía pecuaria. Es el Km. 13'8 y se trata de la Cañada Real Segoviana, una de las más importantes vías de la trashumancia, que nos conducirá, tras una subida seguida de un trecho llano, a la Ermita del Cerrillo, también llamada de San Bartolomé, cuyo origen se sitúa en el S. XV, aunque ha sido reformada en varias ocasiones con posterioridad. Está ubicada en el Km. 16'9 de nuestra ruta.

    Ermita del Cerrillo
    Tomamos ahora el Cordel de Suertes Nuevas, que parte hacia el Este, junto a la ermita, siguiendo su orientación. Pronto llegamos junto a las casas de la urbanización El Guijo, que vamos dejando a nuestra derecha.

    Nos dirigimos a la carretera M-510. Antes de llegar a ella, si vamos atentos, veremos un sendero que parte a nuestra izquierda y cruza el prado, lo que nos sirve para atajar unos metros y evitar posteriormente un tramo de peligroso asfalto. Si el acceso a este sendero sigue practicable, lo tomamos. En el caso de que hayan cerrado la finca, habrá que ir hasta el cruce y tomar la carretera en dirección a Collado Villalba.

    En el Km. 18'2 de nuestro recorrido, se cruza la carretera y se toma, hacia la izquierda, otro sendero que va paralelo a ella durante 150 metros. Cogemos, hacia la derecha, la vía pecuaria en la que desemboca. Al llegar a una bifurcación se continúa por la misma vía, que hace una curva hacia la derecha y va bordeando la urbanización El Pocillo.

    En el Km. 19'7 se llega a una amplia encrucijada. Giramos a la derecha, siguiendo un camino que comienza a subir hacia el Sur, pasando por la parte superior de una colonia. Tras menos de un kilómetro, se llega a la altura de un depósito de agua y la pista comienza a descender. Al llegar a las inmediaciones de un cementerio, pasamos este por su parte superior. Más abajo se enlaza con el camino del cementerio y se llega junto a una rotonda de la M-510. Sin entrar en ella, giramos a la izquierda, en dirección al Punto Limpio.

    En el Km. 22' 4 se toma la vía pecuaria que parte junto a la entrada del Punto Limpio. Hay varias bifurcaciones en las que, como norma general, hay que ir por la senda de la izquierda. Se trata de ir siempre subiendo en dirección a la subestación eléctrica que vemos arriba.

    Acabamos saliendo a la carretera M-528 (de Galapagar a Collado Villalba), que tenemos que cruzar y tomar la vía pecuaria que parte de frente. Es el Km. 23'4. A pocos metros, no hay que seguir de frente por el camino más estrecho que comienza a descender, sino girar a la derecha y continuar por la misma pista. Menos de un kilómetro más adelante se llega a las primeras calles de La Navata, en su parte alta. Habremos tardado unas dos horas en llegar hasta aquí.

    Se gira a la izquierda en el primer cruce y se baja siempre de frente hasta coger la Colada del Charco de la Hoya que, en el Km. 25'6 nos deja en la orilla del río Guadarrama.

    Si vamos un poco hacia la izquierda, aguas arriba, llegaremos a las ruinas de un antiguo molino que funcionaba gracias a la fuerza hidráulica del río y se utilizaba para obtener harina. Se encuentra muy cerca y esta pequeña variante no está contabilizada en los datos de la ruta.

    Ruinas del molino de La Navata. Prácticamente, solo se conserva la boca de salida de aguas.
    En las proximidades del río, salimos a la travesía de La Navata (carretera de Galapagar), subimos por ella unos pocos metros e, inmediatamente, giramos a la izquierda para tomar la Calle de la Monja. La seguimos y, donde termina, vamos a la izquierda para buscar nuevamente las proximidades del río. Es esta una calle sin salida que finaliza junto a un puente. Se trata de una construcción antigua que en lugar de ser restaurada ha visto como se le ha plantado encima una pasarela de cemento, por lo que ha perdido su encanto.

    Tomamos el sendero que rodea la urbanización y que discurre entre la misma y la cuenca del río, el cual se va encañonando por debajo en una zona agreste. Hay varios senderos, unos en mejor estado que otros, pero acaban convergiendo más adelante. En el Km. 27'2 se aleja de la urbanización, dejándola atrás, y continúa sobre el cauce del río, a cuya vera no se puede bajar. Después de superar un par de cuestas, comienza a descender, con fuerte pendiente y curvándose hacia la izquierda, en busca del río. Tras pasar en llano junto a unas casas, vuelve a bajar, con una pendiente aún más pronunciada, por lo que hay que apearse de la bici y descender a pie, ya que ni los mejores frenos pueden sujetarla. Es un trecho muy corto. En el Km. 28'6 se llega a la ribera del Guadarrama y vemos el Puente de Alcanzorla.

    Entorno del Puente de Alcanzorla
    Es el Km. 28'6 de la ruta. El puente está construido en sillería de granito, data de la época islámica y se cree que formaba parte de la infraestructura de un camino militar que unía los puestos de vigilancia de la frontera entre Al-Ándalus y los reinos cristianos, conforme a su distribución durante los Siglos IX al XI.

    Puente de Alcanzorla
    Poco más arriba, al lado del sendero por el que hemos bajado, encontraremos un acceso a la urbanización Los Jarales. Una vez en ella, buscamos su entrada principal, para lo que hemos de seguir en línea recta y en llano. Si nos perdemos en sus calles, no tardaremos en ubicarnos, ya que no es muy grande.

    Aquí se puede hacer otra pequeña variante que consiste en bajar de nuevo a la orilla del Guadarrama para ver el Puente Nuevo, mandado construir por Felipe II, a finales del S. XVI, al arquitecto Juan de Herrera, después de que un paje real se ahogase trágicamente al vadear el río por el peligroso paso de Alcanzorla. También está construido en sillería de granito y tiene una calzada de grandes losas del mismo material. A ambos lados, en el pretil, sobre la dovela central, se puede observar una talla de la parrilla que simbolizaba el Real Monasterio de El Escorial. Junto a él, también se puede ver un mojón real, cuyo significado se explica en el desarrollo de esta ruta: clic aquí.

    Puente Nuevo, también llamado Puente de Herrera.
    Esta pequeña variante tampoco está contabilizada en los datos de la ruta. De vuelta a la entrada principal de la urbanización, vamos hasta el cruce y tomamos la carretera M-519 hacia arriba, en dirección a Galapagar. Son solo unos metros porque, nada más pasar la entrada superior de la urbanización, giramos a la izquierda y tomamos la M-582, que es una pista asfaltada que se dirige hacia el Sur. La seguimos casi hasta el final. Cuando se aproxima a una rotonda y vemos que tiene una calzada mas ancha y nueva, la abandonamos y continuamos, a nuestra izquierda, por el trazado antiguo. Así llegamos a la carretera M-505, que cruzamos con mucha precaución y tomamos la vía pecuaria que parte de frente.

    Es el Km. 31'5 de nuestro itinerario. Poco después, el camino comienza a subir hasta alcanzar los Altos de Galapagar, tras pasar junto al Cerro del Chaparral. Tras un breve trecho más o menos llano, se inicia la bajada. Pasamos junto a la entrada superior de la urbanización Los Ranchos, que hemos de ir rodeando sin entrar en ella.

    Vista de Madrid desde las inmediaciones de la urbanización Los Ranchos
    Al llegar a una encrucijada, giramos a la derecha y seguimos rodeando la zona de chalets. Cuando llegamos a la entrada inferior de la urbanización, en el Km. 35'8 de la ruta, tomamos la estrecha carretera que se dirige a Colmenarejo.

    Llegamos a una bifurcación y vamos por la calle de la izquierda, que se llama Cañada de las Merinas. Poco más adelante giramos a la izquierda para tomar la C/ Cosme Gamella. La seguimos hasta el final y desembocamos en la Avda. Gregorio Peces-Barba Martínez. La tomamos, nuevamente hacia la izquierda y nos lleva directamente a la entrada del campus universitario, donde cerramos la ruta. Han sido 38 kilómetros y habremos tardado unas 3 horas y cuarto.

    Esta es la gráfica con el perfil del recorrido:

    Y este es un recorte con cartografía de la zona:
    Mapa de la ruta. Visor IBERPIX. http://www.ign.es/iberpix2/visor/