rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Ladera de Tablada y La Molinera

  • Modalidad: Bicicleta
  • Recorrido: Circular, excepto breve trecho compartido al inicio y fin de la ruta.
  • Dificultad técnica: Fácil, con algún tramo muy difícil que se supera sin problemas caminando.
  • Dificultad física: Media (tiene algunas rampas muy duras en las que hay que apearse de la bici)
  • Distancia total: 24'5 kilómetros
  • Altitud de partida: 1020 m. (inicio del Camino de la Virgen del Espino en Los Molinos)
  • Altitud mínima: La del punto de inicio y fin
  • Altitud máxima: 1450 m. (inicio del Camino de los Lomitos)
  • Desnivel acumulado: +/- 500 metros (430 entre mínimo y máximo, más varios desniveles en caminos)
  • Tiempo: 2 horas y media
Este es un recorrido por la ladera sureste de la Sierra de Guadarrama, en el tramo comprendido entre el Cerro de la Sevillana y La Peñota, por encima de la localidad de Los Molinos, que es el lugar de partida y llegada. La parte central de la ruta consiste en un cómodo paseo por el Camino de los Lomitos, desde el que se tienen excelentes panorámicas de la región.

Partimos de las afueras del pueblo de Los Molinos, por el Camino de la Virgen del Espino, que arranca en la esquina de C/Fuencisla con Paseo de los Transeúntes. Es una pista cómoda que se dirige hacia el Oeste y que inicialmente está asfaltada, la cual recorreremos ignorando cualquier desvío. Posteriormente, ya por tierra, gira hacia el Norte y en el Km. 2'85 llega a la gruta de la Virgen del Espino, cuyo origen no deriva de una aparición milagrosa, sino de la iniciativa de un grupo de vecinos que, en 1961, decidieron crear una hermandad y erigir una ermita mariana para "potenciar relaciones de amistad e impulsar el culto y la celebración religiosa".

Ermita de la Virgen del Espino
Continuamos por el camino que va haciendo una curva hacia la derecha. Seguimos ignorando cualquier desvío y, tras pasar junto a una pista ancha que, a nuestra izquierda, se dirige a una edificación próxima, bajamos un poco por el que venimos transitando y, en el Km. 3'85 lo abandonamos haciendo un fuerte giro a la izquierda y tomando una senda que sube por el prado junto a un muro. Solo un centenar de metros más adelante, nos incorporamos a un camino que parte hacia la derecha.

Poco después, en el Km. 4'3, giramos a la izquierda, tomando un camino poco definido que 100 metros más arriba vierte en una pista ancha por la que hemos de ascender. Tiene rampas muy duras, por lo que es probable que haya que apearse de la bici y subir andando.

En el Km. 4'9 pasamos junto al pequeño Embalse de los Irrios. Después hay otra rampa muy pronunciada y se cruza un puente sobre la vía del tren.

Embalse de los Irrios
Para continuar hay que abrir una puerta metálica, que cerraremos tras nuestro paso para impedir que se escape el ganado. Nuevamente hay cuestas fuertes que terminan en el Km. 5'5. A partir de ahí se moderan y nos adentramos en un frondoso pinar, en el que es fácil que nos encontremos con corzos o jabalíes. El camino discurre por la ladera, cruzando sobre el cauce de algunos pequeños arroyos, manteniendo la altitud, primero en suave ascensión, después en llano e incluso con tramos de leve descenso después de haber pasado otra puerta metálica.

En el Km.7'1, tras una nueva puerta, salimos a una pista asfaltada. Hacemos aquí una corta variante que resultará muy ilustrativa. Descendemos por esta pista en busca de la estación de tren de Tablada, que se encuentra a una distancia de 600 metros.

Estación de Tablada
Antes de que en el S. XVIII se acondicionase el paso del Puerto de Guadarrama, el tránsito hacia Castilla la Vieja se realizaba por el Collado de la Sevillana, ubicado monte arriba en esta ladera. En Tablada había una venta, lugar de descanso habitual de los viajeros, sobre la que existen referencias que sitúan su origen en la Edad Media. También pasa por aquí el Cordel de Valladolid, una importante vía de la trashumancia que durante varios siglos fue recorrida por el ganado en busca de los pastos estacionales. En un cartel informativo que podemos encontrar en las inmediaciones, se muestra información sobre estas y otras curiosidades históricas, centrándose especialmente en la existencia de varios sanatorios, construidos en este lugar y en sus proximidades, para el tratamiento de enfermedades, sobre todo tuberculosis, a finales del S. XIX, época en la que también se inauguró el ferrocarril a Segovia, que contaba aquí con un apeadero, y la construcción, a principios del S. XX, de la actual estación, para dar servicio a los pacientes, y a los familiares de estos, que ingresaban en los sanatorios, los cuales desaparecieron en la década de 1950 tras el desarrollo y generalización del uso de la estreptomicina en la lucha contra la enfermedad.

Regresamos, pista arriba, junto al camino que nos trajo aquí, y seguimos subiendo. La carretera hace una curva a la izquierda, pasamos sobre una casa que hemos ido rodeando y prestamos atención porque, en el Km. 8'6 de nuestro recorrido veremos, en la orilla derecha de la pista, una puerta que da acceso a una vía pecuaria, no muy bien definida, que sube ladera arriba y que hemos de tomar.

Se trata del Cordel de Valladolid, antes mencionado, y del que actualmente apenas queda una tenue marca. A pocos metros de su inicio se convierte en un sendero en mal estado por lo que hemos de hacerlo andando. Si no se quiere caminar, existe la opción de salir por la pista asfaltada a la carretera del Puerto de Guadarrama (N-VI), que está muy cerca, y subir por ella hasta el punto kilométrico nº 56, donde se puede retomar nuestra ruta en el camino que sale a la derecha.

NOTA: Si en este punto alguien ha echado en falta alguna referencia al Balat Humayd, le recomiendo que lea esta entrada: clic aquí.

Parte de la Sierra de Guadarrama vista desde el Cordel de Valladolid
A lo largo del sendero podemos encontrar señales de color verde y blanco que marcan una ruta que conduce a la Peña del Arcipreste de Hita. Nos hemos adentrado en un terreno que fue escenario de numerosos enfrentamientos entre los bandos participantes en la Guerra Civil Española. Para saber más sobre la contienda en estos parajes y sobre la Peña del Arcipreste de Hita, recomiendo leer esta entrada y realizar la ruta propuesta: clic aquí.

En el Km. 9'4 salimos al Camino de los Lomitos. A la izquierda, muy próxima, está la carretera N-VI, y nosotros lo tomamos hacia la derecha. La pista, ancha y en buen estado, recorre la ladera manteniendo la altitud, alternando tramos de suave descenso y ascenso. Esta parte de ladera recibe el nombre de La Molinera. Toda ella es un excelente mirador por el que vamos disfrutando de preciosas vistas.

Un nubarrón está dejando una manta de agua sobre Madrid
En el Km. 13'6 se cruza sobre el arroyo que nace en las faldas de La Peñota y que lleva su nombre. Cerca de su cauce se ha desarrollado una importante colonia de pino negral. Junto al camino hay algún que otro ejemplar de magnífico porte que llamará nuestra atención.

A partir de aquí, comienza un pronunciado descenso que nos llevará hasta el pueblo de Los Molinos.

Faldas de La Peñota
A continuación, describo de forma esquemática la parte final de la ruta, ya que en Los Molinos hay multitud de caminos ganaderos y puede resultar muy liosa y extensa una descripción detallada. En caso de pérdida, no pasa nada, ya que se podría bajar por cualquier otro camino o por las calles del pueblo para llegar al punto de inicio y fin.

Km. 15'6: Se cruza una puerta metálica en el camino que desciende desde el de Los Lomitos y que aquí se llama Camino de la Solana de la Molinera.

Km. 16'4: Se transforma en pista asfaltada. Poco después cruza bajo la vía del tren y vierte en las calles altas del pueblo. Giramos a la derecha y unos metros más allá bajamos por una empinada cuesta, llegando a una especie de rotonda.

Km. 17'2: Tomamos el camino de la derecha. Trescientos metros después, en lugar de seguir junto a las casas, lo que nos obligaría a entrar en la urbanización, giramos para coger el camino que sale a nuestra derecha e, inmediatamente, lo abandonamos, tomando a la izquierda el camino que baja paralelo a la zona urbanizada.

Km. 18'6: Llegamos a una encrucijada junto a unas casas. Tomamos el camino de la derecha y seguimos también por la derecha en la bifurcación que hay junto a la plazoleta.

Km. 18'8: Giramos a la izquierda.

Km. 19'7: Tomamos el camino de la izquierda e inmediatamente, a 100 metros, el de la derecha.

Km. 20'7: Se cierra el círculo al llegar a un lugar que conoceremos por haber pasado por aquí al inicio de la ruta. Seguimos por este camino.

Km. 21'7: Llegamos nuevamente a la ermita de la Virgen del Espino.

Km. 24'5: Fin del recorrido en el que fue también punto de inicio.

Habremos tardado aproximadamente 2 horas y media en completar el itinerario.

A continuación, la gráfica con el perfil del recorrido:
Y este es un recorte con cartografía de la zona:
Mapa de la ruta - Visor SigPac - http://sigpac.mapa.es/fega/visor/





De un presunto agnóstico,
a la Virgen del Espino.