rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Ruta de las Coladas: Galapagar - Colmenarejo - Valdemorillo - Valmayor - Zarzalejo - El Escorial - Navalquejigo - Galapagar

  • Modalidad: Bicicleta
  • Recorrido: Circular
  • Dificultad técnica: Fácil, aunque en el tramo que va de Zarzalejo a El Escorial existe algún breve trecho difícil
  • Dificultad física: Media (aunque la distancia es larga, apenas existen grandes desniveles)
  • Distancia total: 48 kilómetros
  • Altitud de partida: 920 m. (Calle de la Pedriza, en Galapagar)
  • Altitud mínima: 830 m. (Mirador del embalse de Valmayor en Urb. El Paraiso)
  • Altitud máxima: 1010 m. (Parte inicial de la Colada del Camino del Chicharrón)
  • Desnivel acumulado: +/- 300 metros (altibajos del camino)
  • Tiempo: 4 horas
Esta es otra ruta ideal para fraccionar y, de ese modo, hacerla asequible a niños o principiantes. Ahora bien, si se desea realizarla íntegramente en una sola jornada, la ausencia de desniveles considerables compensa la larga distancia, por lo que es perfectamente factible.

El punto de inicio y final es la Calle de la Pedriza, en Galapagar. Esta termina en un lugar donde, si se continuase por asfalto, hacia la izquierda, se entraría en una urbanización. Hay que comenzar a pedalear por la ancha pista de tierra de la derecha y, 350 metros después, en la primera bifurcación que encontremos, se toma el camino de la izquierda, que se dirige hacia el Sur dejando la urbanización a su izquierda y la Dehesa Vieja a su derecha, y enlaza, tras cruzar la carretera M-505, con la primera de las coladas que se recorren en esta ruta: la Colada de las Latas. Esta nos lleva, en ligero descenso, a un área recreativa en las inmediaciones de Colmenarejo.

En vez de entrar en el pueblo, giramos a la derecha, tomando un ancho camino. Se trata de la Cañada Real del Camino de Madrid. En el espacio comprendido entre la colada por la que veníamos y la cañada por la que vamos ahora, se encuentra el Descansadero del Navazo.

Descansadero del Navazo, en las inmediaciones de Colmenarejo.
Las pequeñas lagunas surtidas por el cercano manantial, usadas como abrevaderos, junto con el prado de hierba, conformaban un lugar ideal para hacer un alto en el recorrido de los ganados trashumantes que transitaban por estos parajes en busca de los pastos estacionales.

Parece ser, según se cuenta en un panel informativo del lugar, que Felipe II, cuando se dirigía a El Escorial para supervisar el estado de las obras del Monasterio, acostumbraba a detenerse en Colmenarejo para escuchar misa, y que su séquito, mientras tanto, reposaba en el descansadero.

Destaca en el lugar una construcción geométrica de bloques de piedra que enmarcan la fuente; y seis pilas de granito que se usaban como lavaderos. No se sabe de qué época son estos elementos, aunque nos indican que existe la certeza de que ya estaban ahí en el Siglo XVIII.

Pilas o lavaderos del Navazo
Para llegar aquí, apenas habremos recorrido 3 kilómetros. Continuamos en suave ascensión por la cañada y, al llegar a un cruce de caminos, giramos a la izquierda para dirigirnos hacia la ermita y el mirador que vemos en las proximidades. Desde el mirador hay buenas vistas de la zona de El Escorial y de buena parte de la Sierra de Guadarrama.

Si hubiésemos continuado por la cañada, habríamos bajado a la orilla del pantano de Valmayor, pero, al girar a la izquierda, hemos tomado una nueva vía, llamada Camino del Rey. Hemos de seguirla, haciendo caso omiso de los múltiples cruces de caminos que iremos encontrando y que se dirigen a las fincas próximas o a la margen del embalse. El Camino del Rey vierte en en la carretera M-510, que hay que tomar, hacia la derecha, en dirección a Valdemorillo. Serán 4 kilómetros de asfalto en los que deberemos circular con mucha precaución. Existe la posibilidad de evitar, en parte, este tramo de carretera, pero requiere notables rodeos y ya se sabe que "no hay atajo sin trabajo".

Una cuarta parte de este tramo asfáltico consiste en cruzar la presa de Valmayor...

Presa del embalse de Valmayor, con las cumbres serranas al fondo
Vista de la zona de El Escorial
Por la carretera llegamos a una rotonda en la que hemos de girar a la derecha para dirigirnos a la urbanización El Paraíso, perteneciente al pueblo de Valdermorillo. Justo antes de entrar en ella, vemos, en la orilla del pantano, un mirador con cartelería informativa sobre las características del embalse. Está situado en el Km. 12 de nuestro recorrido.

No es imprescindible bajar al mirador. Si se desea, se puede recortar un poco el recorrido. Para ello, tan solo hay que tomar la vía pecuaria que vemos a la izquierda de la carretera, poco antes de llegar a la urbanización, y que rodea esta por su parte superior.

La Sierra de Guadarrama se perfila entre las aguas del pantano y el cielo encapotado
Ahora hay que subir por las calles de la urbanización, siempre hacia arriba y hacia el Oeste, buscando un camino de tierra que nace entre las casas de la parte más alta. En caso de duda, lo mejor es preguntar a algún vecino. Poco después de su inicio, este camino se bifurca. El brazo derecho desciende hacia el pantano y nosotros debemos de continuar por la vía pecuaria de la izquierda. Seguimos por aquí algo más de un kilómetro y llegamos a un cruce en el que se encuentra la entrada de la finca La Navilla. Continuamos de frente. A la izquierda de nuestro camino vemos las casas de una urbanización que hemos de ir rodeando.

Así llegamos a la Ermita de Valmayor. Estamos en el Km. 16'2 de nuestra ruta y habremos tardado algo menos de 1h 15' en llegar hasta este lugar. No está claro el origen de este pequeño templo. Parece que aquí existió antiguamente un núcleo de población, Valmayor, independiente de Valdemorillo. De la construcción original se conserva la espadaña y algún otro elemento aislado. En un cartel indican que se cree anterior a la iglesia de Valdemorillo, lo que situaría su origen en la Alta Edad Media.

Ermita de Valmayor
Detalle de la entrada principal
Continuamos por el camino por el que hemos venido. Desde aquí, va girando a la izquierda, subiendo ligeramente y bordeando la urbanización que se llama Parque de las Infantas. Desemboca finalmente en la carretera M-600. Cruzamos la misma y nos dirigimos hacia la izquierda. Inmediatamente, encontramos la entrada a la urbanización La Esperanza, y tomamos un corto camino que discurre junto al asfalto para evitar los riesgos del tráfico. Son solo un puñado de metros. En el punto kilométrico nº 17 de la carretera (lo vemos perfectamente porque el camino es paralelo y está justo al lado) parte, hacia nuestra derecha, una vía pecuaria que hemos de seguir. Poco después hay una bifurcación. El camino de la derecha rodea la urbanización. Nosotros seguimos de frente, hacia el Oeste, alejándonos de ella.

Estamos ahora en la Colada de Fuentevieja. Es una vía no demasiado transitada, por lo que se va estrechando, sobre todo después de pasar una barrera. En un punto tenemos que vadear el Arroyo de Fuentevieja. No resulta problemático ya que su caudal es escaso.

Colada y arroyo de Fuentevieja
La longitud de esta colada es de algo más de 2'5 kilómetros. En el kilómetro 20'7 de nuestra ruta, tras una nueva barrera, llegamos a un cruce de caminos. El que corta nuestra trayectoria es muy ancho y en buen estado. Lo ignoramos y buscamos un poco a la izquierda, ya que el cruce no es totalmente perpendicular, el que sigue la misma dirección que llevábamos.

Estamos ahora en la Colada de la Crucijada. Esta sigue en dirección Oeste, más exactamente Oesnoroeste, durante 3 kilómetros. Cerca del final de la misma, a nuestra derecha, podremos ver unos humedales conocidos como Lagunas de Castrejón.

Una de las lagunas de Castrejón
Una tortuga despistada en medio del camino, en las proximidades de los humedales. La devolvemos al entorno de la laguna antes de que la encuentre algún cafre y le juegue una mala pasada.
El camino vierte en las proximidades de una bifurcación de carreteras que veremos a nuestra derecha. Vamos hasta el cruce y cogemos la carretera superior en dirección a Zarzalejo. Nada más cruzar sobre las vías del tren, tomamos el camino que sale haciendo un fuerte giro hacia la derecha. Se trata de una pista que sube hacia la Silla de Felipe II, pero que abandonaremos tras 800 metros de ascensión. Dejando el camino ancho, hay que tomar una vía pecuaria que parte hacia la derecha y que comienza con unos metros de piso empedrado.

Esta es la Colada del Camino del Chicharrón. Durante un par de kilómetros encontraremos tramos de cierta complicación, especialmente en algún descenso pedregoso que, en cualquier caso, podemos superar sin ningún problema apeándonos de la bici. Bajaremos a las proximidades de las vías del ferrocarril donde, junto a la entrada de una finca, el camino irregular se transforma en una pista en buen estado.

Monasterio de El Escorial
En el kilómetro 28'5 de nuestra ruta, abandonamos esta pista y cruzamos un puente sobre las vías. Seguimos en dirección a El Escorial, pero por el otro lado de las mismas. En realidad, continuamos yendo por la Colada del Camino del Chicharrón. Siguiendo ahora siempre por el camino más obvio, llegamos a una zona edificada. Cruzamos un puente sobre el Arroyo del Batán, tras el cual desembocamos en la carretera M-505. Esto es el kilómetro 30 de nuestra ruta.

Ahora, quien conozca bien la población de El Escorial, podría ir callejeando pero, para no perdernos, lo más fácil es hacer lo siguiente...

Tomamos la carretera hacia nuestra derecha. A poca distancia, encontraremos una bifurcación de la vía para entrar en el pueblo. La ignoramos y seguimos bajando por la M-505. Llegamos a una primera rotonda en la que debemos girar a la izquierda (dirección Galapagar). Después llegaremos a una segunda rotonda en la que giramos nuevamente a la izquierda (dirección Guadarrama por la M-600). Comenzamos a subir por la travesía de El Escorial. Tras aproximadamente 600 metros de ascensión, veremos a nuestra izquierda la Iglesia de San Bernabé. A partir de aquí, prestamos mucha atención para identificar una calle que parte hacia la derecha y que se llama Calle Cebadillas. Es el Km. 32'7 de nuestro recorrido y habremos tardado cerca de 2h 45' en llegar aquí.

Tomamos esta calle. La zona está actualmente (2013) siendo urbanizada, por lo que puede sufrir modificaciones y es fácil despistarse. En todo caso, hay que seguir por el camino que va hacia el este. Si surgen dudas, se puede preguntar a algún vecino por el camino que va a las Casas del Cerro, a Las Zorreras o a Los Arroyos.

Tras algo menos de un kilómetro, la pista hace una curva hacia la izquierda y. si siguiésemos por ella, veríamos que sigue curvándose para tomar rumbo norte y retomar la Colada de las Cebadillas que habíamos dejado atrás. Justo en esa curva a la izquierda debemos abandonar este camino. Vemos, en la orilla derecha, una cancilla que debemos de abrir para continuar hacia el este y adentrarnos en la dehesa. No debemos olvidar cerrar la cancilla, así como otras que encontraremos más adelante, para evitar que se escape el ganado.

La pista irá girando hacia el nordeste para enlazar con el antiguo y casi perdido trazado de la Colada de Navalquejigo, la cual recupera su entidad al solaparse con nuestro camino, que ahora comienza a subir hacia el Descansadero del Cerro.

En el Km. 36 de nuestra ruta llegamos a unas edificaciones ganaderas llamadas Casas del Cerro y cruzamos un puente sobre las vías del ferrocarril.

El tren que viene de El Escorial
Continuamos por esta zona de dehesa, abriendo y cerrando cancillas. Nos podemos encontrar con ganado, pero las reses están tan acostumbradas al paso de paseantes y ciclistas que no nos harán ni caso. Hay alguna pequeña laguna donde el ganado acude a beber, una de ellas está situada al borde del camino.

Dehesa
En el Km. 39 del recorrido superamos la última de las puertas y cruzamos otro puente sobre las vías. Menos de un kilómetro más adelante llegamos a la urbanización Los Arroyos de Navalquejigo. Sin entrar en ella, continuamos por el camino que va por encima de las casas, junto al trazado del ferrocarril. En el Km. 41 de nuestra ruta, este camino se acaba y entramos en la urbanización. Para no perdernos, lo más sencillo es lo siguiente:

Tomamos hacia la izquierda la calle en la que vierte el camino. Se llama Calle Dos y termina en las proximidades de la estación de Las Zorreras, desembocando en la Calle Estación. Cruzamos la Calle Estación y tomamos el camino de enfrente, que solo recorre unos 25 metros y muere en otro camino. Tomamos este hacia la derecha y tras 200 metros llegamos a un cruce. Giramos a la izquierda siguiendo la vía pecuaria que está señalizada con postes indicadores de varias rutas. Poco después del Km. 42 de nuestro recorrido llegamos a una bifurcación. El camino ancho por el que venimos continúa hacia la derecha. Lo abandonamos y tomamos el Camino de las Eras que, de frente, comienza a subir y pronto se convierte en un sendero.

Sobrepasado el Km. 43 de la ruta, la senda vierte en un amplísimo camino. Se trata de la Cañada Real Segoviana, una de las más importantes rutas de la trashumancia. Hemos de ir hacia la derecha, pero antes, nos acercamos en la dirección opuesta a la Ermita del Cerrillo o de San Bartolomé, cuyo origen se sitúa en el Siglo XV, aunque ha sido reformada en varias ocasiones con posterioridad. En sus inmediaciones hay una fuente y un merendero.

Ermita del Cerrillo
Damos la vuelta y tomamos la Cañada Real Segoviana en dirección Sur. El trazado es prácticamente llano, pero asciende ligeramente. Cuando cambia de rasante, se avista el embalse de Valmayor. Pocos metros después de comenzar la bajada hay un cruce de caminos. Tomamos, a nuestra izquierda, el que se inicia tras una portilla. Sin abandonar ya este camino, de algo más de 3 Km. de recorrido, llegaremos a la Dehesa Vieja y, posteriormente, al punto de inicio de la ruta en la Calle de la Pedriza, en Galapagar.

En total habremos recorrido 48 kilómetros en unas 4 horas.

Esta es la gráfica con el perfil del recorrido. Aunque tiene una apariencia irregular, la ruta es prácticamente llana. Hay que observar que los desniveles que se reflejan en la gráfica oscilan en una franja de menos de 200 metros.

Y este es un recorte con cartografía de la zona:
Mapa de la ruta. Visor IBERPIX. http://www.ign.es/iberpix2/visor/