rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Ascensión a El Estepar

  • Modalidad: Senderismo
  • Recorrido: Circular (excepto un breve trecho coincidente al principio y al final)
  • Dificultad técnica: Fácil (excepto ascensión opcional a La Tortuga)
  • Dificultad física: Media
  • Distancia total estimada: 10'5 kilómetros
  • Altitud de partida: 980 m. (Extremo noreste de la Urb. La Berzosa, saliendo hacia Hoyo de Manzanares)
  • Altitud mínima: La del punto de partida
  • Altitud máxima: 1403 m. (Pico de El Estepar)
  • Desnivel acumulado: +/- 500 metros (Ascensión a El Estepar + ascensión a La Tortuga + desniveles del camino)
  • Tiempo: 4 horas
El Estepar es el punto culminante de la Sierra de Hoyo de Manzanares, una sucesión de pequeñas cumbres que ofrecen excelentes vistas al caminante, pues se sitúan entre la Sierra de Guadarrama, de la que geológicamente son una estribación aislada, y la extensa llanura madrileña. En esta ruta aprovecharemos para ascender también al cercano pico de La Tortuga, uno de los conjuntos graníticos más pintorescos de la zona.

El recorrido se inicia junto a la entrada/salida noreste de la urbanización La Berzosa, donde la carretera se dirige a la cercana población de Hoyo de Manzanares. Hay que tomar el camino que conduce hacia el norte y que asciende, pasando junto a unos depósitos de agua, en dirección a Los Picazos, también conocidos como Peña Alonso y Peña del Búho.

Ladera de Los Picazos (las cumbres aún no se ven desde aquí).
Subiremos rodeando Los Picazos por su ladera oeste, hasta alcanzar un collado, situado a algo más de 1200 m. de altitud, desde el que avistaremos la alineación principal de esta sierra, ya que la Peña del Búho y Peña Alonso son un apéndice que se descuelga hacia el sur de la misma. Es un camino muy trillado y existen muchas sendas que discurren en paralelo. En realidad, no importa cuál tomar, siempre y cuando vayamos ascendiendo y rodeando Los Picazos hasta dejarlos atrás.

Los Picazos, que habremos dejado atrás.
A partir de aquí, ya con la cima de El Estepar a la vista, seguiremos el sendero que, a través de un terreno quebrado y tras sobrepasar un par de minúsculas vaguadas que apenas nos harán perder altitud, nos conducirá en cómoda ascensión a las proximidades de la cumbre.

Cumbre de El Estepar
El ataque final hay que hacerlo rodeando el pico por el norte y coronando por el este. Arriba hay un mojón que señaliza el vértice geodésico y una cruz metálica. Entre las excelentes panorámicas sobresalen las de las cumbres de la Cuerda Larga de la Sierra de Guadarrama, a poco más de 15 kilómetros hacia el norte, y la gran ciudad de Madrid, a 25 kilómetros hacia el sur.

Símbolos religiosos en la cumbre. Cruz metálica e imagen mariana en una pequeña hornacina. También una oquedad excavada en la roca para albergar una libreta de visitas.
Se tardan unas 2 horas en coronar. Para descender, hay que tomar el sendero que, en principio, se dirige hacia el este siguiendo la cresta. Poco después de iniciar la bajada encontraremos una curiosidad histórica. Se trata de las ruinas de una torre perteneciente a una red de telegrafía óptica, que data del S. XIX y que se usaba para mantener comunicado el Real Sitio de San Ildefonso con la capital y, por extensión de la red, con los Reales Sitios de El Pardo y de Aranjuez.

Torre de la red de telegrafía óptica de los Reales Sitios
A medida que nos adentramos en el corazón de la sierra, apreciamos mejor su gran similitud con la vecina zona de La Pedriza del Manzanares, tanto en lo referente a la geología, con un terreno irregular y gran abundancia de formaciones graníticas, como en la vegetación, siendo predominante el bosque de encina y el matorral.

Tolmo granítico
Más adelante vemos un imponente conjunto rocoso. Se trata del aparente caparazón de una tortuga -desde esta perspectiva aún no podemos ver la cabeza- y ahí nos dirigimos. En sus proximidades, el sendero comienza a descender, por la ladera sur, en dirección a Hoyo de Manzanares. Antes de bajar abiertamente, merece la pena desviarse y subir a La Tortuga. La corta escalada no es, ni mucho menos, tan difícil como aparenta. Hay que buscar el sitio más asequible, que está en la cara sureste, entre el "caparazón" y la "cabeza" y resultará factible, aunque, eso sí, habrá que tener mucha precaución para evitar una caída.

La Tortuga
Para cerrar la ruta, regresamos al sendero que baja por la ladera sur en dirección a Hoyo de Manzanares. Es un tramo muy agradable que discurre entre rocas y vegetación típica de bosque mediterráneo.

Refugio natural junto al sendero
Cerca ya del pueblo, la senda atraviesa un cercado y vierte en un camino que discurre transversalmente por la ladera. Nos dirigimos hacia el oeste para rodear Los Picazos por su base. Más adelante el camino se ensancha y se hace practicable para vehículos a motor. Pasa junto a las casas linderas del pueblo y desemboca en el Camino de Villalba, al lado de un depósito de agua.

Croquis de parte del regreso (vista desde La Tortuga)
Tras una ligera subida y un tramo llano, llegaremos a la vertiente opuesta de Los Picazos, por donde ascendimos, y solo quedará tomar la senda ya conocida para regresar al punto de partida.

Esta es la gráfica con el perfil del recorrido:
Y este es un recorte con cartografía de la zona:
Mapa de la ruta - Visor SigPac - http://sigpac.mapa.es/fega/visor/