rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Cerro de Cabeza Mediana

  • Modalidad: Bicicleta
  • Recorrido: Circular, con un muy breve trecho coincidente al principio y al final.
  • Dificultad técnica: Media (muy fácil casi todo el recorrido, pero con un par de tramos de descenso que presentan cierta complicación).
  • Dificultad física: Media
  • Distancia total: 25'5 kilómetros
  • Altitud de partida: 890 m. (Parque de la Cañada Real Segoviana, junto a la rotonda de Cruz Roja en Collado Villalba)
  • Altitud mínima: La del punto de partida.
  • Altitud máxima: 1331 m. (Cabeza Mediana)
  • Desnivel acumulado: 480 m. (Diferencia min/max + otros desniveles del terreno)
  • Tiempo: 2 horas y media
Cabeza Mediana es un cerro solitario, con una ubicación privilegiada, en el centro del pie de monte de la Sierra de Guadarrama, desde el que se pueden divisar las principales poblaciones de la zona y que ofrece magníficas panorámicas en todas direcciones. Ello hace que esta ruta resulte muy interesante, pero, además, se trata de un recorrido que puede satisfacer todos los gustos del ciclista, ya que cuenta con tramos llanos por caminos cómodos, una ascensión exigente, descensos con trechos favorables para la velocidad y otros que requieren dominio técnico, travesía de zonas urbanas, boscosas, dehesa y campo abierto..., en fin, toda una variedad para que cada cual disfrute de sus preferencias.

El punto de partida es la plaza del parque de la Cañada Real Segoviana -en adelante CRS-, cuya entrada se encuentra al lado de la Cruz Roja de Collado Villalba, en las cercanías de las instalaciones del parque de bomberos. A este parque de la CRS le han dado el sobrenombre de "Usos Nuevos para Caminos Viejos" y está situado junto a la orilla izquierda de la carretera M-601 (Villalba-Navacerrada).

Inicio y fin de la ruta en el parque de la CRS, con Cabeza Mediana al fondo.
Nos dirigimos hacia el norte por el interior del parque, tomando el camino que va al lado de la carretera. No habremos recorrido ni un kilómetro cuando la vía se estrecha y se aproxima a la calzada. Veremos que, antes de llegar a la gasolinera de este lado, hay un paso subterráneo para cruzar bajo la M-601. De este modo, al otro lado, nos uniremos, girando a la izquierda para continuar hacia el norte, al camino que viene de las cercanías del parque de bomberos rodeando la Dehesa Municipal.

Al llegar junto a una rotonda -al otro lado está el tanatorio- continuamos por nuestro mismo camino, que gira hacia el este siguiendo paralelo a la carretera de Moralzarzal. Vamos siempre por el trazado de la CRS.

El uso de las Cañadas Reales, como esta, quedó regulado por un edicto de Alfonso X el Sabio, promulgado en el siglo XIII. De acuerdo a la norma, estas vías pecuarias debían de tener una anchura mínima superior a los 70 metros (90 varas castellanas) y estaba terminantemente prohibido que los propietarios de las fincas colindantes invadiesen el terreno de la vía moviendo muros, cierres o mojones. Hoy en día, en contados tramos, como al inicio de esta ruta, aún se pueden observar las dimensiones de estas cañadas, sin embargo, lamentablemente, la presión urbanística descontrolada e ilegal en núcleos de población, y la actuación irregular e impune de muchos propietarios de fincas, que han avanzado sus cerramientos, sin que las administraciones responsables de la conservación de estas vías hagan nada al respecto, han menguado el espacio de las cañadas hasta reducirlas a meros caminos y, en algunos casos, sendas cortadas por cierres ilegales o, simplemente, desaparecidas.

Muestra de respeto hacia el patrimonio histórico. Lo del inodoro no es un fotomontaje.
En el Km. 2'25 hay que cruzar la carretera, ya que la CRS discurre por el otro lado de la misma. Aunque el trazado está señalizado, hay aquí una zona donde puede resultar un poco confuso. Se debe de continuar, cerca de la carretera de Moralzarzal, en dirección a la rotonda donde esta hace un giro hacia la izquierda. Allí encontraremos los restos de un puente perteneciente al antiguo ferrocarril de El Berrocal, que se inauguró a finales del siglo XIX para dar servicio al transporte de granito de las canteras próximas. Iba desde Collado Villalba hasta El Berrocal, cerca de Becerril de la Sierra y hoy en día apenas quedan vestigios de su existencia. Sobre los viejos pilares de este puente se ha construido una pasarela por la que podemos cruzar para continuar por la CRS que, al igual que la carretera, gira hacia la izquierda para dirigirse a Moralzarzal.

Pasarela sobre el antiguo puente del ferrocarril de El Berrocal
En el Km. 4'2 de nuestro recorrido, el trazado original de la CRS se solapa con la carretera M-608, por lo que hemos de cruzar esta y tomar, al otro lado, un ramal de la cañada, señalizado como tal aunque no lo es exactamente, que pocos metros más adelante diverge de la carretera y se dirige hacia el este para unirse, en las proximidades de la charca estacional llamada Laguna del Gato, en el Km. 5'5, al camino de Villalba a Moralzarzal.

Por estos caminos, desde la Edad Media hasta la abolición en el siglo XIX del Honrado Concejo de la Mesta de Pastores, e incluso en tiempos más recientes, hasta la generalización del uso del ferrocarril y del trasporte por carretera para trasladar los rebaños en busca de los pastos estacionales, transitaban grandes hatos de ganado. Actualmente solo pueden verse de forma ocasional, resultando anecdótico encontrase con alguno.

Este pequeño rebaño, escapado de una finca aledaña, pastaba en la orilla de la carretera, con grave riesgo de atropello. Se impone un receso en el pedaleo para ejercer el pastoreo ocasional y devolver las ovejas a su lugar.
En el Km. 7'4 el camino desemboca en una calle asfaltada de Moralzarzal. Giramos a nuestra izquierda y bajamos por ella adentrándonos en el pueblo. Cruzamos la travesía de la M-608 y continuamos de frente por la C/ Vía del Berrocal. Al llegar a la plaza de toros, la rodeamos y, frente a su entrada principal, vemos la parada de autobuses. Pasamos delante de ella y seguimos como si fuésemos hacia la iglesia, aunque no llegaremos a ella. En la bifurcación vamos por la derecha, C/ Becerril, y después continuamos recto por C/ Las Camachas.

La plaza de toros de Moralzarzal, cuya cúpula, con forma de platillo volante, es fácilmente identificable desde muchas de las cumbres de la Sierra.
En la curva donde termina la C/ Las Camachas y comienza la C/ de las Erillas, veremos, a nuestra izquierda, una casa y dos caminos que parten en direcciones divergentes a ambos lados de la misma. Hemos de tomar el de la izquierda -el que sube- para entrar en la ladera de Cabeza Mediana y comenzar la ascensión.

Pocos metros más arriba hay una barrera que regula el paso de ganado y que hemos de sobrepasar. Inmediatamente después, en el Km. 9'9 de la ruta, llegamos a un cruce de caminos. El nuestro, el principal, hace un fuerte giro a la derecha tras el cual se afronta la rampa más dura de toda la ascensión, aunque no debe asustarnos porque es corta y después podremos recuperar el resuello.

En el Km. 10'5 hay otra encrucijada. Hemos de seguir subiendo siempre por el camino más obvio. Hay ahora otra rampa dura que finaliza junto a un abrevadero para el ganado.

La vegetación predominante en toda la ladera es el bosque de pino, piñonero y silvestre, y el matorral. A medida que ganamos altitud comenzamos a tener vistas de la Sierra de Guadarrama y de la Sierra de Hoyo de Manzanares.

A la izquierda, La Pedriza. En el centro se ve el Embalse de Santillana. Al fondo, el Cerro de San Pedro.
Tras sobrepasar una zona sinuosa en la que se gana bastante altitud, en las inmediaciones del Km. 12 de nuestro recorrido encontraremos un par de fuentes separadas por apenas 300 metros.

En el Km. 13'8, a la derecha del camino, hay una zona de descampado. Aquí es recomendable hacer un alto, aparcar la bicicleta y asomarse a la ladera para disfrutar de las vistas que se ofrecen.

Navacerrada y su embalse - Becerril de la Sierra.
En el Km. 14'5, tras pasar una puerta que impide que se escape el ganado, alcanzaremos la cima. Habremos tardado alrededor de 1 hora y 45 minutos en llegar aquí. La cumbre es extensa y achaparrada, por lo que no ofrece una panorámica general de los alrededores. Hay que ir moviéndose de un lado a otro para encontrar las vistas.

Hacia el sur, destaca el Embalse de Valmayor...
y hacia el norte, el Alto de las Guarramillas (Bola del Mundo), La Maliciosa y Cabezas de Hierro.
Cerca de la cima encontramos una torre perteneciente a una antigua red de telegrafía óptica. La edificación ha sido restaurada, sus paredes enlucidas con un revoque plano y los huecos de sus ventanas se han cerrado con contraventanas metálicas, por lo que la Torre de Monterredondo -pues ese es su nombre- ha perdido todo su encanto. Formaba parte de la Línea de Castilla, que unía Madrid con Irún y entró en servicio en 1846. No llegó a funcionar ni siquiera una década pues, por aquellos años, ya se estaba desarrollando la telegrafía eléctrica que en 1854 uniría ambas ciudades, por lo que la red óptica cayó en desuso.

Torre restaurada del telégrafo óptico
Para descender, tomaremos el camino que se dirige inicialmente hacia el sur y que, a media ladera cambia de rumbo y enfila hacia el noroeste para dirigirse hacia Collado Mediano. Esta ladera, llamada del Cañal de Arriba, es mucho más pobre en vegetación. No tiene bosque y tan solo se puede encontrar pastizal y algún matorral.

El camino tiene tramos con considerable pendiente y bastante pedregosos, por lo que el descenso requiere precaución y habilidad. Tras el cambio de rumbo mencionado en el párrafo anterior, la bajada es mucho más cómoda y se puede disfrutar de la velocidad. Este descenso finaliza en el Km. 17 del recorrido, junto a un descansadero y abrevadero de ganado. Unos cientos de metros más adelante hay que sobrepasar una barrera y continuar descendiendo por la Vereda de las Cercas de Rehoyo hasta llegar junto a una rotonda de la carretera M-601 en las proximidades de Collado Mediano.

Nos metemos en la rotonda y tomamos la carretera que baja hacia el pueblo, pero la abandonamos inmediatamente, tomando el primer camino que parte a nuestra izquierda y que discurre en paralelo a la M-601, a un nivel inferior a la misma, en dirección a Collado Villalba.

En el Km. 19'7 de nuestra ruta llegaremos a un cruce asimétrico de caminos. El de la izquierda sale a la carretera y el de la derecha se dirige a una parcela industrial. Hay que continuar de frente, por el que está menos trillado, y buscar la bajada que va junto al muro de la dehesa, dejando a la derecha la parcela industrial. Es un camino que se transforma en una senda sinuosa y pedregosa en la que hay que ser prudente. Más adelante mejora y se puede transitar cómodamente. Continuamos siempre por el camino principal hasta que nos encontramos muy cerca de un polígono industrial en las afueras de Alpedrete. En el Km, 21'6, en la bifurcación, en vez de bajar a las calles del polígono, tomamos el camino de la izquierda, que pasa sobre una cantera abandonada, y buscamos, 400 metros más adelante, la entrada a la Dehesa Boyal de Alpedrete. Circulando con sigilo, será fácil que tengamos algún simpático encuentro...

¡Corre, que te pillo!
En el corazón de la dehesa hay varias curiosidades en las que merece la pena detenerse. En este lugar se ha desarrollado una importante industria del granito y los huecos dejados por las canteras se han inundado de modo natural por las filtraciones de los acuíferos y el agua de lluvia, formando gran cantidad de pintorescas lagunas.

Una de las numerosas lagunas formadas en el hueco dejado por canteras abandonadas
Cruzando la dehesa hacia el sureste, en su parte más baja, que es el cauce del arroyo que la atraviesa, encontramos unos lavaderos de granito que fueron usados para lavar la ropa hasta que, sobrepasada la mitad del siglo XX, se realizó la canalización de aguas hasta las viviendas de la localidad.

Lavadero
En el Km. 23 del recorrido se sale de la Dehesa Boyal por su extremo sureste. Cruzamos la calle asfaltada que viene del polígono industrial y que, justo al lado, se incorpora a la carretera M-601, y continuamos por el camino que parte de frente y que discurre paralelo a la carretera. En menos de un kilómetro, desemboca en la calle de una zona habitada. La seguimos hasta el final y nos dirigimos a nuestra izquierda, donde encontramos la rotonda que hay junto al tanatorio. Hay que cruzar las calzadas de la M-601 y de la M-608, por los pasos marcados, para llegar al lado opuesto, donde tomaremos el tramo de la CRS, ya conocido de la ida, y que recorremos ahora en sentido inverso. Sobrepasado el Km. 24'6 giramos a la derecha para cruzar bajo la carretera por el paso subterráneo y finalizamos la ruta en el punto de inicio.

Habremos invertido cerca de 2 horas y media en completar los 25'5 kilómetros del recorrido.

Esta es una grabación de vídeo con un fragmento del descenso de Cabeza Mediana:


Aquí va la gráfica con el perfil del recorrido:


Y, a continuación, dos recortes con cartografía de la zona. El primero muestra la parte norte y el segundo la parte sur...

Mapa de la ruta - Visor SigPac - http://sigpac.mapa.es/fega/visor/
PARTE NORTE
Mapa de la ruta - Visor SigPac - http://sigpac.mapa.es/fega/visor/
PARTE SUR