rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

De Galapagar a El Escorial por las dehesas

  • Modalidad: Bicicleta
  • Recorrido: Circular, con un tramo compartido al principio y al final
  • Dificultad técnica: Muy fácil
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia total: 33'5 kilómetros
  • Altitud de partida: 910 m. (Final de C/ de La Pedriza, Galapagar)
  • Altitud mínima: 870 m. (Descansadero de las Navazuelas)
  • Altitud máxima: 940 m. (M-600 entre las rotondas del Hospital y Cruz Roja de El Escorial)
  • Desnivel acumulado: +/- 220 m.
  • Tiempo: 2 horas y media
En ocasiones me han preguntado por rutas adecuadas para realizar largos paseos en bicicleta, sin dificultades técnicas ni desniveles considerables. Aquí presento una que se adapta a esas características. Consiste en la unión de tres conocidos paseos, muy transitados por caminantes y ciclistas, por lo que, si se quiere, se puede fraccionar en recorridos más cortos para adaptarla a los deseos de cada uno. Estos tres trayectos son: el que va de Galapagar a San Yago por El Cerrillo, el de Collado Villalba (desde el Puente del Herreño) a El Escorial, y el de El Escorial a Galapagar por El Cerro y Las Zorreras.

Se trata, además, de una ruta muy atractiva porque, a lo largo de la misma, se visitan varios lugares de especial interés paisajístico, arquitectónico o histórico.

Arrancamos en Galapagar, desde el final de la C/ de la Pedriza, donde esta se transforma en camino de tierra y se dirige hacia el noroeste. Solo 300 metros más adelante hay una bifurcación en la que hemos de continuar por la misma pista, que es la de la derecha, para ir dejando la Dehesa Vieja a nuestra izquierda. Ya en esta parte inicial circulamos entre dehesas y se suceden las fincas ocupadas por ganado, tanto manso como bravo.

Al cabo de poco más de 3 kilómetros el camino vierte en la CRS (Cañada Real Segoviana), que hemos de tomar hacia el norte. Si miramos en dirección contraria, al sur, veremos parte del Embalse de Valmayor.

Vista de El Escorial desde el lugar donde el camino de Galapagar desemboca en la Cañada Real Segoviana
El lugar donde nos encontramos es uno de los pocos donde aún se puede observar la anchura original de esta importante vía pecuaria, superior a los 70 metros. En otras rutas ya se ha comentado algún detalle sobre este tema. Para ver más, clic aquí.

Nos dirigimos, pues, hacia el norte por la CRS. Tras poco más de un kilómetro, al alcanzar el Km. 4'3 de nuestro recorrido, llegaremos a la Ermita de El Cerrillo, originalmente edificada en el S. XV y consagrada a San Bartolomé, pero de la que no se conserva su apariencia original ya que fue reconstruida en el S. XVIII y posteriormente restaurada en el S. XX. En el lugar hay un descansadero y una fuente.

Ermita de El Cerrillo
Continuamos de frente por la CRS, que ahora desciende hacia San Yago y, poco más abajo, pierde su anchura y se transforma en un simple camino que, tras cruzar un puente sobre las vías del tren, se adentra en zona poblada. La presión urbanística ha hecho desaparecer la cañada, de la que solo se conserva un corredor señalizado que discurre entre las calles de la localidad.

En el Km. 6'4 de nuestro recorrido, el camino vierte en la carretera M-510. La tomamos hacia la izquierda e inmediatamente cruzamos el río Guadarrama sobre el Puente del Herreño, que fue construido a finales del S. XVIII, durante los últimos años del reinado de Carlos III. Está hecho de granito y consta de tres arcos corvados con una anchura de 5 metros cada uno.

Puente del Herreño
Nada más cruzar sobre el puente, hemos de girar a la izquierda para tomar la Colada del Camino de El Escorial a Villalba, que aquí está señalizado como "Camino de las Ventas de El Escorial", por el que abandonamos la zona urbana y nos dirigimos hacia el oeste, adentrándonos nuevamente en terreno de dehesas.

En el Km. 8'6 de nuestro recorrido llegaremos junto a las ruinas de Monesterio. Esta edificación es una casa de oficios mandada construir por Felipe II a finales del S. XVI, también durante los últimos años de su reinado. Los terrenos fueron expropiados a los habitantes del lugar para que pasasen a integrarse dentro de la llamada Cerca de Felipe II, con el fin de dedicarlos a coto de caza, dado su alto valor cinegético ya reconocido en épocas anteriores.

Ruinas de Monesterio
Algunas fuentes atribuyen el origen de este asentamiento a la construcción aquí de un monasterio mozárabe, de donde derivaría el nombre del lugar. También se menciona como lugar de descanso utilizado por Isabel la Católica. Tras los procesos de desamortización llevados a cabo a mediados del S. XIX, la finca sería vendida a particulares. Actualmente, sus muros superiores y las chimeneas aparecen ocupados por numerosos nidos de cigüeñas.

Los nidos de cigüeñas coronan las ruinas
Seguimos avanzando... El camino cruza sobre el río Guadarrama y sobre el arroyo de La Jarosa mediante dos sólidos puentes que apenas resultan visibles ya que se encuentran escondidos por la vegetación. En el Km. 10'2, si nos colamos, a la orilla izquierda del camino, por la angosta entrada abierta en un muro de piedra, veremos un pequeño embalse que hace acopio de aguas del Arroyo Guatel.

Embalse del Arroyo Guatel
En el Km. 11'5 llegamos a una encrucijada. Nuestro camino, aparentemente, continúa haciendo una ligera curva a la izquierda. Y haciendo un giro de 90º, también hacia la izquierda, parte otro camino que se dirige al Cortijo Wellington. No hemos de seguir por el primero, ni tomar el segundo, sino continuar en línea recta, de frente, por el que parece menos transitado y en cuya entrada se aprecia que estuvo cerrado por una verja. Es este un tramo del Paseo de Monesterio, que forma parte del auténtico trazado de la Colada del Camino de Villalba y que actualmente se encuentra en uso gracias a la iniciativa de grupos y asociaciones ciudadanas que reivindicaron su apertura después de que el paso por esta antigua vía pecuaria fuese ilegalmente cortado.

En el Km. 12'3 llegamos a la finca El Campillo y pasamos junto a sus edificaciones principales. A la derecha de la senda esta la casa-fortaleza, cuyo origen exacto se desconoce pero se sabe que se remonta a finales de la Edad Media y que fue utilizada como pabellón de caza por los monarcas de la Casa de Trastámara.

Casa-fuerte de El Campillo
Es un edificio imponente, construido en cinco alturas con bloques de granito y con un adosado de dos alturas. Más adelante, también a la derecha y un poco apartadas se encuentran las caballerizas. A nuestra izquierda veremos la Ermita de Santa Filomena, también llamada Iglesia de la Santísima Trinidad, que completa el conjunto arquitectónico.

Ermita de Santa Filomena
La historia del lugar es análoga a la de Monesterio. El lugar, a cuya sombra se desarrollaba un pequeño núcleo de población, fue expropiado por Felipe II para aprovechar sus dehesas y ampliar el coto de caza. Siglos más tarde formaría parte del mismo proceso de desamortización, por el que acabó pasando a titularidad privada. Hoy en día se utiliza para la celebración de eventos y como escenario de películas.

El Campillo
Hemos de cruzar la finca de frente, sin desviarnos, ni girar a la derecha por el camino que parece más obvio. Siguiendo en línea recta saldremos por el otro lado, donde hay una verja, tras la cual continuaremos por lo que aquí es una senda poco transitada.

Cerca del Km. 13'0 saldremos al camino que rodea el camping de El Escorial. Lo tomamos hacia nuestra izquierda y, 600 metros más adelante, veremos que hace un giro de 90º hacia la izquierda y nos daremos cuenta de que se trata del camino por el que veníamos antes de abandonarlo en la encrucijada para dirigirnos a El Campillo. Así pues, junto a esta curva, tomamos el camino más estrecho que parte hacia la derecha y que continúa rodeando el camping. En algún tramo es apenas un sendero, pero después vuelve a ensanchar en las proximidades de la entrada de la finca Hernando, por la que pasaremos.

El camino desemboca en la carretera M-600, a la altura de la rotonda del hospital. Es el Km. 16'3 de nuestro recorrido. Nos incorporamos al asfalto, hacemos la rotonda y nos dirigimos hacia El Escorial. Casi un kilómetro más adelante está la rotonda de la Cruz Roja. Hemos de continuar en dirección Galapagar y Ávila, al igual que en la siguiente rotonda.

Ya en la travesía de la zona urbana, nada más pasar junto a una gasolinera, en el Km. 19'1 de la ruta, hemos de abandonar la carretera y girar a la izquierda para tomar la Calle Cebadillas, que más adelante se convierte en pista de tierra. Aquí es posible desorientarse, ya que la zona se encuentra en obras (2013). Hay que dirigirse hacia el este, por el camino que sigue la dirección inicial de la calle, hasta que cerca del Km. 20'0 de nuestra ruta llegamos a una bifurcación. El camino que continúa por la izquierda, más adelante se irá curvando e irá a retomar la Colada de las Cebadillas, que hemos dejado atrás. Debemos coger el de la derecha, para lo que tendremos que abrir una portilla que impide que se escape el ganado, y adentrarnos en la dehesa, donde el camino ira girando hacia el nordeste para enlazar con el antiguo y casi perdido trazado de la Colada de Navalquejigo, la cual recupera su entidad al solaparse con nuestra pista, que ahora comienza a subir hacia el Descansadero y las Casas del Cerro.

Una de las muchas dehesas por las que se pasa a lo largo de esta ruta
En los siguientes kilómetros encontraremos varias puertas que tendremos que ir abriendo y cerrando para impedir que se escapen las reses. Nada más sobrepasar las Casas del Cerro, cruzamos un puente sobre las vías del tren. Después, la pista continúa próxima al trazado del ferrocarril, aunque hay un tramo en que se aleja un poco. En el Km. 25'2, tras pasar la última puerta, cruzamos un segundo puente sobre las vías.

Tren que viene de El Escorial visto desde el primero de los puentes sobre las vías
La pista continúa al lado del trazado del ferrocarril. Al llegar a las afueras de la zona urbanizada de Los Arroyos, sin adentrarnos en ella, hemos de buscar el camino que sigue próximo a las vías e ir por él hasta que ya no se pueda continuar. Esto ocurrirá en el Km. 27'4 de la ruta, donde la pista se estrecha, hace una curva a la derecha junto a una casa, y vierte en una calle asfaltada de la urbanización. Tomamos esa calle hacia nuestra izquierda y la seguimos hasta el final. Desemboca en una calle más ancha, que es la C/ Estación, en las proximidades del apeadero de tren de Las Zorreras. Cruzamos esta calle perpendicularmente y seguimos de frente durante 100 metros. Llegamos a un camino que debemos tomar hacia nuestra derecha. A 200 metros el mismo hace una curva hacia la izquierda y se aleja de la zona poblada. En el Km. 28'4 hace una curva a la derecha. En la misma curva lo abandonamos y subimos por la senda que parte de frente y que se llama Camino de las Eras. Un kilómetro después, este sendero nos dejará en la Cañada Real Segoviana, en las proximidades de la Ermita del Cerrillo, lugar ya conocido pues hemos pasado por ahí al inicio de la ruta.

Tomamos la CRS hacia la derecha y solo queda deshacer el tramo ya conocido de la ida. En el Km. 30'4 se abandona la cañada y se gira a la izquierda para tomar el camino que nos llevará a la Dehesa Vieja y a Galapagar.

En el Km. 33'5 llegamos a la C/ La Pedriza. Habremos tardado aproximadamente 2 horas y media en completar la ruta.

Esta es la gráfica con el perfil del recorrido. No hay que dejarse engañar por su aspecto quebrado que es producto de la escala a la que está representado. Vemos que la altitud siempre oscila en torno a los 900 m., sin variaciones bruscas.


Y este es un recorte de cartografía de la zona:

Mapa de la ruta. Visor IBERPIX. http://www.ign.es/iberpix2/visor/