rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Peña el Águila, el último "dosmil"

  • Modalidad: Senderismo
  • Recorrido: Circular
  • Dificultad técnica: Fácil
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia total estimada: 10'5 kilómetros
  • Altitud de partida: 1400 m. (Parte superior del aparcamiento de Majavilán, en las Dehesas de Cercedilla)
  • Altitud mínima: 1370 m. (Inicio de la ascensión)
  • Altitud máxima: 2008 m. (Peña el Águila)
  • Desnivel acumulado: +/- 650 metros (ascensión + inapreciables desniveles en algún tramo)
  • Tiempo: 4 horas
La Peña el Águila es, de entre las cumbres que superan los dos mil metros de altitud en toda la Sierra de Guadarrama, la más suroccidental de ellas. Hay algún otro "dosmil" situado un ápice más a poniente, perteneciente al macizo de La Mujer Muerta, en la vertiente septentrional del valle del Río Moros, y otro "dosmil",  El Peñotillo de La Maliciosa, que se ubica en una posición ligeramente más meridional; pero tomando la Sierra como un eje noreste-suroeste, ninguna otra cima, más al suroeste de esta, alcanza tal altitud.

Peña el Águila vista desde las inmediaciones de la cumbre de La Peñota
Se trata de una montaña fácil de ascender y que ofrece muy buenas panorámicas de la llanura madrileña, de buena parta de la Sierra de Guadarrama y del valle del Río Moros en la vertiente segoviana. La mayor parte del recorrido discurre entre pinares, hasta que, ya a una altitud aproximada de 1900 m., desaparece la arboleda y solo crecen arbustos y herbáceas.

Esta ruta parte del aparcamiento de Majavilán, en las Dehesas de Cercedilla. Comenzamos a caminar en su parte más alta, pasada la fuente, donde la carretera hace la última curva y empieza a bajar. La seguimos durante poco más de 600 metros. En la parte inferior de la misma veremos un edificio grande, perteneciente a la Escuela de Ingenieros de Montes, y en la ladera de la parte superior una casa aislada. Vamos hacia esa casa y tomamos un sendero por el que continuamos caminando hacia el sur, en la misma dirección por la que veníamos, hasta que, tras cruzar el cauce de un arroyo, junto a un pequeño descampado y cerca ya del Hospital de la Fuenfría, veremos otro sendero que parte hacia el oeste, subiendo decididamente ladera arriba.

Esta senda, por la que hemos de ascender, discurre junto al cauce del Arroyo del Infierno. En algún tramo se aleja del mismo y después vuelve a acercarse. Ganamos altitud rápidamente pues la ascensión es muy directa.

Valle de la Fuenfría visto desde la Ladera del Infierno
Al alcanzar la cota de los 1650 m. de altitud, el sendero se aleja definitivamente del Arroyo del Infierno y se dirige hacia el suroeste. Las rampas son aquí un poco más suaves. Se cruza por la ladera en dirección al cauce del Arroyo de la Piñuela y se sale a la pista forestal de la Calle Alta, a una altitud de 1740 metros.

En vez de tomar esta pista forestal, la cruzamos y seguimos subiendo, en la misma dirección por la que veníamos, por la senda que veremos en la parte superior de la misma. Esta senda nos llevara hasta el muro de piedra que marca la divisoria entre las vertientes madrileña y segoviana, y se pasa al otro lado a través de una cancilla. Este paso está muy próximo al Collado de Cerromalejo, que se encuentra un poco más abajo, hacia el sur.

Cancilla en el muro que marca la linde. Se encuentra muy cerca y poco más arriba del Collado de Cerromalejo.
Por la divisoria de la línea de cumbres discurre la senda GR-10, señalizada con marcas rojiblancas. Si la tomásemos hacia el sur, enseguida llegaríamos al Collado de Cerromalejo y comenzaríamos a subir hacia La Peñota. Hemos de tomarla hacia el norte y nos conducirá directamente a la cima de la Peña el Águila.

La subida, con nieve, se complica un poco.
La senda está bien marcada y muy trillada, por lo que no es posible perderse. Sin embargo, en invierno, queda cubierta por la nieve. En caso de duda, hay que tener en cuenta que abajo va por la parte segoviana y en la parte superior por la madrileña, pero siempre cerca del muro de piedra que divide ambas vertientes.

Estas son algunas fotos de la ascensión final. Después continúo con la descripción del recorrido...

El muro lindero que sirve de referencia en condiciones adversas
Los pinos de las zonas más altas, expuestos a fuertes vientos, crecen disformes.
En las cotas superiores desaparece la arboleda. Desde aquí ya se ve la cumbre.
Tras el árbol helado se puede ver la llanura madrileña, libre de los rigores climatológicos gracias a la barrera formada por la Sierra de Guadarrama.
La cumbre de Peña el Águila, con el Valle de la Fuenfría a un lado, y el Valle del Río Moros al otro, ofrece magníficas vistas, como casi todas las cumbres de este cordal. Con buen tiempo, merece la pena detenerse en ella largo rato para disfrutar de las panorámicas mientras se come un buen bocadillo. Con mal tiempo es otra historia, ya que se encuentra muy expuesta a las ventiscas.

Clavando las uñas a modo de crampones para no ser arrastrado por la ventisca, junto al mojón que hay en la cima.
Estatua canina en hielo sobre el muro que marca la divisoria
Para bajar, tan solo hay que continuar por la senda GR-10, que ahora va hacia el noreste, siempre por la divisoria, y que por este lado se transforma en una ancha pista forestal que nos llevará hasta el Collado de Marichiva, situado a 1753 metros de altitud, entre las montañas de Peña el Águila y Peña Bercial.

Caballos pastando hierbas congeladas
En el Collado de Marichiva hay un cruce de caminos. De él parte hacia el sur la pista forestal de la Calle Alta, que va al Collado del Rey por la ladera de Peña el Águila. Hacia el noreste va la Vereda del Infante -continuación de la Calle Alta-, que se dirige al Puerto de la Fuenfría. Hacia el oeste desciende un camino que se adentra en el Valle del Río Moros. Y hacia el este se inicia un sendero que baja por la ladera hacia el fondo del Valle de la Fuenfría y que es el que debemos tomar ahora.

Ahí abajo está el Collado de Marichiva, entre la Peña el Águila y Peña Bercial.
El sendero desciende directamente hacia el lugar donde iniciamos esta ruta. Cuando la pendiente se hace un poco menos pronunciada, cruza el Arroyo de Majavilán y continúa en paralelo, a un nivel superior, a la carretera de las dehesas. Ahí hemos de abandonarlo y tomar cualquiera de los senderos que bajan al asfalto. Estaremos entonces en la parte de arriba de la carretera, en la zona alta de aparcamientos, punto inicial y final de la ruta.

Esta es la gráfica con el perfil del recorrido:


Y este es un recorte de cartografía de la zona:

Mapa de la ruta - Visor SigPac - http://sigpac.mapa.es/fega/visor/