rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Balat Humayd, ¿historia o mixtificación?

NOTA: Este artículo pertenece a la sección <<¡Tu turno!>>. Para ver rutas explicadas con detalle debes dirigirte al Índice de rutas (página principal).

En la descripción de la ruta dedicada a La Peñota, ya advertíamos, en tono jocoso, de los peligros que supone la falta de rigor histórico. Para certificar una hipótesis, no basta con buscar un puñado de elementos que sustenten su veracidad, sino que, con igual o mayor ahínco, se deben de examinar aquellos que la refutan. Cualquier investigación histórica ha de ceñirse estrictamente a los datos obtenidos a través de las diversas fuentes, no pudiendo, en ningún caso, obviar aquellos que obstan a lo que se pretende demostrar.

Alguien dijo que "no todos los puentes han de ser romanos". Esta ruta es una invitación a la reflexión sobre el tema. Lo haremos a lo largo de un recorrido fácil que consiste en subir por el cordel de Valladolid desde la estación de Tablada, cruzar la sierra por el collado de la Sevillana y descender por el cordel de las Campanillas en la vertiente segoviana. Se puede hacer ida y vuelta, utilizar el tren para regresar a Tablada desde la estación de El Espinar, u organizarse con otro grupo e intercambiar llaves de coches a medio camino.

Estación de Tablada
Se trata de un bonito paseo en el que, además de disfrutar del entorno, el caminante podrá descubrir, por si mismo, si lo que está recorriendo es el tramo serrano de una de las más importantes vías de comunicación de la Edad Media, o si solo se trata de vías pecuarias secundarias que tuvieron su época de esplendor con el auge de la trashumancia.

En verano de 2014, varios medios de comunicación locales o regionales, madrileños y castellanos, publicaban que un equipo de investigadores había conseguido identificar el trazado original por el que el Balat Humayd, importante vía de comunicación, mencionada en textos de historiadores árabes; cruzaba la sierra de Guadarrama y se prolongaba hasta la localidad segoviana de Coca.

Sin entrar en detalles, ya que este no es el foro apropiado para ello, a continuación se exponen brevemente algunos de los argumentos presentados por los investigadores y publicados en la prensa (en letra de color rojo), así como los datos que se pueden recopilar mediante un sencillo estudio documental y de campo (en letra de color azul).

Después, que el caminante disfrute de la ruta, observe, reflexione y piense lo que quiera. Que cada cual opine si este tramo del Balat Humayd es histórico o mixtificado. Puede que no haya consenso pero, en lo que, sin duda, estaremos todos de acuerdo, es en que los estudios históricos deben ser rigurosos y honestos para evitar caer en el error o la excentricidad, y en que el investigador debe mantenerse al margen del afán de protagonismo y de intereses personales, económicos o políticos.

- La existencia de topónimos de origen árabe en el entorno parece corroborar que el camino pasaba por aquí. Ponen como ejemplos Gibraltar (antiguo nombre de La Peñota) y el Río Moros.

- Los topónimos con ese origen abundan en todas partes. De hecho, el collado que hay entre La Peñota y el cerro del Mostajo, se sigue llamando collado de Gibraltar. Pero los nombres árabes se encuentran por toda la sierra: Guadarrama, Alpedrete, La Najarra... La dominación musulmana de la península ibérica se extendió a lo largo de casi ocho siglos, por lo que es normal que aparezcan tales topónimos por doquier sin que ello signifique nada especial.

- La altitud del collado de la Sevillana es inferior a la del puerto de Guadarrama, lo que facilitaría el paso de la sierra.

- La diferencia de altitud es de 12 metros, algo inapreciable sin modernos sistemas de medición. Además, una menor altitud no garantiza un trazado más favorable. Depende de otros factores como las características del terreno, que puede ser más abrupto en la línea del puerto más bajo. No obstante, en este caso, ambos pasos son muy similares.


Collado de la Sevillana
- Se ha confirmado -dicen- la verdadera ubicación de varias ventas históricas, algunas de ellas citadas por el Arcipreste de Hita en su "Libro de buen amor". Entre ellas está la venta de Tablada, que ocupa el mismo lugar donde se levantaba el Fayy Humayd, Esto último es un mahallat (albergue o venta) citado en textos árabes.

- Si bien en la obra de Juan Ruiz se mencionan estos lugares, en ningún momento se evidencia el punto exacto por el que este cruzaba la sierra. Conviene aclarar que el monumento al Arcipreste de Hita, sito en una peña bastante próxima al collado de la Sevillana, no está allí porque esta se cite en el texto, sino porque la forma de la roca llamó la atención de Ramón Menéndez Pidal, quien, en 1930, siendo entonces director de la RAE, eligió el lugar para conmemorar el sexto centenario de la obra literaria.

Otro tanto se puede decir respecto a las referencias documentales que se conservan sobre el lugar. La más conocida es un documento fechado en 1273, en que el rey Alfonso X concede exención de impuestos y obligaciones a varios venteros serranos, entre los que se incluye al del puerto de "Valathome" (una de las castellanizaciones del topónimo Balat Humayd).

Aquí cabe hacer un inciso para decir que, en referencia a dicho documento, el historiador segoviano Diego de Colmenares (1586-1651), en su "Historia de la insigne ciudad de Segovia y compendio de las historias de Castilla", escribe lo siguiente: "Reconócese aquí el puerto Valathome, ... , y parece el mismo que hoy se nombra puerto de la Tablada y venta de la Campanilla, entre los puertos de Guadarrama y Fuenfría". Esto es importante porque el camino más natural que enlazara las ventas de Tablada y La Campanilla, sí que habría de pasar por el collado de la Sevillana. Además, Colmenares identifica el paso de Valathome con el de Tablada, diferenciándolo del de Guadarrama.
La obra está disponible en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Para consultarla, hacer clic aquí, y buscar en el Capítulo XXII. No obstante, debe tenerse en cuenta que esto no es más que una conjetura del autor.

Relacionada con lo anterior y, posiblemente, influenciada por ello, existe otra referencia interesante. En el libro "Poetas castellanos anteriores al siglo XV", colección hecha por Tomás Antonio Sánchez, continuada por Pedro José Pidal y aumentada e ilustrada por Florencio Janer, editado por Rivadeneyra en 1864, como parte de la "Biblioteca de Autores Españoles desde la formación del lenguaje hasta nuestros días"; en las anotaciones correspondientes al "Libro de Cantares de Juan Ruiz, Arcipreste de Hita", se halla una nota a pie de página en la que se aclara, respecto a los conocidos versos de la "Cántica de serrana" que dicen "Cerca la Tablada, la sierra pasada...", que Tablada es "Puerto entre el de Guadarrama y el de la Fuenfría". En una nota posterior dice "la Tablada de que aquí se habla, y está pasada la Sierra, es un puerto o monte que se junta con el de la Fuenfría".
Esta obra también se puede consultar en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Para ver la primera de las notas al pie, hacer clic aquí. Para ver la segunda, hacer clic aquí.

Sobre todo esto, el sabio Constancio Bernaldo de Quirós, gran estudioso de la Sierra en los albores del siglo XX y una de las voces más autorizadas en la materia, escribió, en las páginas de la revista "La Lectura", dos artículos, en los que opina que La Tablada puede ser el paso conocido actualmente como collado de Marichiva, y que dicho paso habría de estar cerca de la ladera aún hoy llamada de Las Tabladillas, en la Garganta del Espinar, equidistante a dos puertos de montaña: el propio collado de Marichiva a un lado, y el de Pasapán en la vertiente opuesta.
El primero de dichos artículos, "La Garganta del Espinar" fue publicado en 1913. El segundo, "La ruta del Arcipreste de Hita en la sierra de Guadarrama", en 1915.

Peña del Arcipreste de Hita
- Hay tramos empedrados en los que aparecen marcas del tránsito de carros. Fue una autopista de la Edad Media.

- Esos tramos empedrados se pueden ver poco después de iniciar el descenso por la ladera segoviana. Lo primero que se aprecia es que, la mayor parte de ellos, no se compone de losas llanas o de formas geométricas colocadas artificialmente, sino que se trata de afloramientos naturales de rocas informes que, por efecto de la erosión, se han ido puliendo. Las supuestas marcas de los carros que, efectivamente, es posible observar; más bien parecen señales de la acción erosiva de la escorrentía. En todo caso, si, verdaderamente, este enlosado es el resto original de una vía tan transitada como se pretende, las huellas serían mucho más evidentes, tal y como se aprecia en otras vías históricas, donde se ve nítidamente la concavidad producida en las piedras.

Más aún: si fue una ruta tan importante, en esos tramos bien conservados aún se podrían apreciar los materiales y técnicas utilizados en la construcción. He aquí un dato: realizadas varias calicatas a lo largo de dichos tramos, y en otros en los que se podría sospechar que el camino tiene cierta antigüedad, en ninguna de ellas se observaron indicios reseñables. Todo parece indicar que, donde hay enlosado artificial, las piedras fueron colocadas en tiempos recientes, directamente sobre el lecho, para reforzar zonas blandas o húmedas.

- Tiene una anchura de entre 4 y 6 metros. (Se supone que se refieren a algunos tramos en concreto, porque en otros es imposible determinar una anchura uniforme).

- Datos como este no aportan nada por si mismos. Respecto a la anchura, cabe decir que, en aquella época, los constructores musulmanes usaban como medida de longitud el codo rasasí, equivalente a poco más de 50 centímetros. Se sabe que, mayoritariamente, construían sus puentes, dado que se conservan varios de ellos, con un ancho de 5 codos; es decir, algo más de 2 metros y medio; pero se ignoran los patrones respecto a los caminos.

Pero hay algo que no se le escapará al observador que realice el recorrido. A lo largo del supuesto tramo enlosado y en sus proximidades, se encuentran tres puntos donde afloramientos graníticos de considerable tamaño reducen el ancho del camino a escasos dos metros. Esas rocas, dadas las características de la ladera en la zona, no han llegado a su ubicación actual, ni por desprendimiento, ni por deslizamiento. Cabe suponer que pueden hallarse ahí, como mínimo, desde que los fenómenos de glaciarismo del Cuaternario eran suficientemente intensos como para mover rocas de ese tamaño. Estaríamos hablando de más de 1'5 millones de años. Resulta chocante que los ingenieros musulmanes no las fragmentasen para acondicionar un camino de primer orden.

En cualquier caso -y ya terminamos, que esto se está alargando en demasía-, ladera abajo, el camino sí presenta una anchura como la descrita, la cual se ajusta perfectamente a la medida de la hoja de un moderno bulldozer.


Tramo empedrado
Para no extendernos con enlaces, tan solo añadir que, para encontrar los artículos periodísticos de referencia, basta con poner en cualquier buscador de Internet las palabras "Balat Humayd autopista". En ellos se podrán leer agudezas como estas:

- "...se trataba de una «auténtica autopista medieval» y que en la actualidad se puede comparar con la Autopista de A Coruña". ¡Sin comentarios!

- "...el eje vertebrador por donde Abd al-Rahman III y Almanzor subieron en sus famosas y sanguinarias racias (sic)...". Esto debe de estar inspirado en un escrito del historiador Abu Abdullah al-Bakri (1014-1094), en el que este hace referencia a una invitación que Abderramán III hizo a un príncipe edrisí para tomar parte en una razia, prometiéndole que sería alojado cómodamente en todo el trayecto hasta el mahallat de Balat Humayd.

- "...el camino a su paso por el puerto de La Tablada es conocido como Senda del Arcipreste. «Habrá que renominar esta ruta y cambiar la cartelería»". Esperemos que no le cuelen esto a los gestores del Ayuntamiento de Guadarrama. El dinero público se debe invertir en cosas mas serias.

¡Disfruten del camino! Es muy bonito, sea o no sea la autopista árabe de la Edad Media.

RESPUESTAS A COMENTARIOS

Dado que se han recibido varias preguntas y comentarios a través del formulario, todos ellas de contenido similar, creo conveniente exponer aquí un compendio de las respuestas, para quien pueda estar interesado.

Sobre las fuentes documentales

Hasta el momento, en los documentos conocidos que hacen referencia a Balat Humayd, Balathome, Valathome, o cualquiera de sus múltiples variantes; no se han hallado datos concluyentes que permitan determinar con exactitud su trazado original. Tampoco existen referencias, más allá de vaguedades, que sugieran un uso intensivo de este paso serrano. Si este equipo de investigadores ha sacado a la luz nueva documentación -dato que desconozco-, se debe aplaudir su trabajo.

Sobre el trabajo de campo

La observación sobre el terreno permite determinar que el camino que, pasando por el collado de la Sevillana, une el cordel de Valladolid con el de las Campanillas, no presenta indicios de que se hubieran utilizado en el mismo técnicas constructivas, más allá de simples refuerzos en zonas blandas y húmedas, propios de cualquier vía pecuaria, y destinados a evitar encharcamientos o deslizamientos. Sí que existen elementos que permiten precisar su anchura máxima en algunos puntos, de la que se deduce que pudo ser usado como camino de herradura, pero no como camino carretero.

Sobre el trazado del Balat Humayd

No se conocen datos concluyentes. En mi opinión, los pasos de Guadarrama y de Tablada (collado de la Sevillana) pudieron convivir en el tiempo. La proximidad entre ambos hace que los antiguos caminos que subían desde las dehesas guadarrameñas lleguen a juntarse por encima de Tablada, en la ladera suroriental, cerca ya de la divisoria. Con toda probabilidad, desde tiempos muy antiguos, volverían a comunicarse mediante sendas abiertas en la ladera noroccidental a través de los valles del río Gudillos y de Río Moros. No se conservan restos del camino original del puerto de Guadarrama.

Sobre la historia

Aunque, en muchas ocasiones, la realidad supera a la ficción, hay notables diferencias entre escribir un guión para una serie de televisión o un ensayo histórico. No es lo mismo "Juego de tronos" que la historia de Inglaterra, aunque no por ello esta última resulte menos apasionante. Al escribir sobre hechos históricos hay que ceñirse a los datos disponibles y limitarse a lo que, de ellos, se pueda deducir. La imaginación debe reservarse para otros momentos. Otra cosa es que se pretenda obtener bombo de cualquier manera en los medios de comunicación. Entonces basta con saber presentar el producto de la forma adecuada. En el gremio periodístico bromean diciendo "No permitas que la verdad te arrebate un buen titular". Y la verdad es que un titular como "Descubierta la autopista árabe de la Edad Media" es cojonudo.




o