rutas senderismo bicicleta de montaña noroeste madrid mountain bike mtb bici todoterreno btt mountain biking ciclismo montañismo

Cerro de San Benito

NOTA: Este artículo pertenece a la sección <<¡Tu turno!>>. Para ver rutas explicadas con detalle debes dirigirte al Índice de rutas (página principal).

No se sabe de dónde procede el nombre de esta montaña, ni a cuál de la docena de Benitos, santificados por la tradición católica, se refiere el mismo. El cerro culmina a 1626 metros de altitud y la ruta más fácil para coronarlo parte del puerto de la Paradilla (1347 m.), por lo que ni siquiera se alcanzan los trescientos metros de desnivel, lo que, unido a la benignidad del terreno, conforma un recorrido cómodo, ideal para uno de esos días en que no se dispone de tiempo o fuerzas para acometer mayores empresas.

Cerro de San Benito, visto desde la Machota Alta. Se observa la carretera que sube a los puertos de la Cruz Verde y de la Paradilla.
Es esta una de las últimas cumbres relevantes del extremo suroccidental de la sierra de Guadarrama, superando notablemente en altitud a Las Machotas o La Almenara, las cuales dominan los estribos más próximos, en los que la cordillera se extingue.

Desde el cerro se observa un estupendo panorama en todas direcciones. Destaca la vista de San Lorenzo de El Escorial, con su magnífico monasterio, al fondo del valle formado por el arroyo del Batán, que nace en el puerto de la Cruz Verde.

Vista de San Lorenzo de El Escorial desde el Cerro de San Benito
Más al Sur, se distingue el pueblo de Zarzalejo, a los pies de Las Machotas. Otras poblaciones cercanas que sobresalen en el paisaje son: Robledo de Chavela, Las Navas del Marqués, Santa María de la Alameda y parte de Peguerinos. En cuanto a los perfiles montañosos, además de buena parte de la propia sierra de Guadarrama, este mirador nos brinda vistas diáfanas de las sierras de Malagón y la Paramera, así como de las cumbres orientales de Gredos.

Vista de Zarzalejo, a los pies de Las Machotas.
Aunque la ascensión es, en general, muy sencilla, la zona cercana a la cumbre es algo abrupta, con afloramientos de granito descompuesto por la erosión; sin embargo no presenta mayor dificultad que la de tener que ayudarse con las manos para superar algún escalón.

La subida al monte de San Benito, por su ubicación lejana y su aparente simplicidad, no es muy habitual entre los caminantes guadarramistas, pero, quien la realice, no se sentirá decepcionado. Es más, podría afirmarse que a quien no haya echado un vistazo desde este otero, le faltará una estampa indispensable en su colección de imágenes serranas.



o